Las reliquias de Santa Bernardita ya están en Burgos

Tras su paso por Aranda, los restos de la santa han llegado a la parroquia de San José Obrero, donde esta tarde se ha celebrado una misa con enfermos y ha tenido lugar la vigilia de la Inmaculada.
<
>

 

En 1858, una joven pastora de apenas 14 años fue testigo en una cueva de Massabielle, junto al río Gave, en Francia, de una de las apariciones marianas más importantes de la historia de la Iglesia. Bernadita Soubirous oyó de los labios de la Virgen una curiosa afirmación, «Yo soy la Inmaculada Concepción». Una sentencia que a aquella joven analfabeta podría resultar extraña, pues hacía solo cuatro años que el papa Pío IX había elevado a categoría de dogma tal contenido de fe. Aquel papa firmó la bula Ineffabilis Deus el 8 de diciembre de 1854, celebrándose ese día desde entonces, con gran solemnidad en todo el mundo, la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

 

Es por ello por lo que la vigilia de la Inmaculada, celebrada hoy en Burgos, haya tenido un carácter más significativo al contar con la presencia de las reliquias de santa Bernardita, que desde el pasado verano recorren España y que recalan ahora en la diócesis. La vida y el testimonio de la santa han servido de hilo argumental para que las personas congregadas en la parroquia de San José Obrero hayan podido rendir homenaje a la Virgen María en la víspera de su solemnidad. Antes de la vigilia, y tras haber hecho una primera parada en la parroquia de Santa María de Aranda de Duero, procedentes de Madrid, las reliquias de la santa han sido veneradas en una eucaristía en la que han participado numerosos enfermos.

 

Para Andrés Picón, consiliario de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes, «la visita de las reliquias de santa Bernardita a Burgos son un signo de que en los momentos más difíciles de la fe, cuando la secularización está más avanzada, Dios se hace presente en el mundo de una forma singular a través de los más sencillos». A su entender, santa Bernardita, aunque «era una niña analfabeta, enferma y la más pobre de su pueblo» fue capaz de «percibir la presencia de María y convertirse en una referencia para aquellas personas que buscan sentido a su vida, salud no solo en lo físico, sino también en lo espiritual».

 

Otros actos

 

Las reliquias pasarán esta noche en San José Obrero por ser la parroquia donde se ubica la sede de la Hospitalidad Diocesana de Lourdes, coordinadora de la visita de las reliquias de la santa a la diócesis junto con la delegación de Pastoral de la Salud.

 

Mañana domingo, los restos de la santa se desplazarán hasta la Catedral, donde, a las 12:00, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, presidirá la solemne eucaristía del día de la Inmaculada. Tras la misa, las reliquias podrán ser veneradas por cuantos fieles lo deseen hasta las 14:00 horas, cuando se trasladen de nuevo, esta vez al Seminario diocesano de San José. Allí, a las 17:30 horas tendrá lugar el rezo de un Rosario meditado con antorchas. Finalmente, las reliquias partirán rumbo a la vecina diócesis riojana a las 9:00 horas del lunes 9 de diciembre.

 

Más: galería de fotos de la vigilia

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.