Lema del año Jubilar

"Sois templo de Dios"

El lema viene escogido del texto de S. Pablo: “Sois templo de Dios y el Espíritu Santo habita en vosotros” (1a Corintios 3, 16).


Estas palabras de San Pablo hacen referencia a un dinamismo que se establece en la Historia de la Salvación: Dios quiere hacer de la humanidad su morada. La presencia esporádica, peculiar en la etapa patriarcal, se hace más estable a partir del Éxodo. Moisés experimentó muy cerca la asistencia de Dios: la nube, la gloria, el arca del testimonio son signos del Dios transcendente, que se acerca su pueblo para vivir en la tienda del encuentro. Salomón edificó el templo. Los profetas anuncian el templo espiritual: “Pondré mi santuario en medio de ellos por los siglos” (Ez 37,27; cf. 43,7).

“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria” (Jn 1,14). Dios eterno se introduce en el tiempo, habitando entre los hombres. La expresión “habitó” viene a significar “plantar una tienda”.


Siguiendo la figura del edificio, el Apóstol se refiere a los bautizados: “Sois templo de Dios y el Espíritu Santo habita en vosotros” (1 Cor 3,16). Lo mismo sucede en 1 Pe 2,5: “También vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción de una casa espiritual para un sacerdocio santo”.


En efecto, el jubileo del VIII Centenario de la Catedral ha de ayudarnos a asimilar esta presencia de Dios junto a nosotros, que camina en nuestra historia llena de problemas. Ha de contribuir a descubrir la dignidad de cada persona como vocación y como compromiso.

Catedral de Burgos