«Como obra humana, la unidad de los cristianos sería una utopía. Visto desde Dios, la unidad es un hecho»

Claire Marie Stubbemann, profesora de Ecumenismo en la Facultad de Teología de Burgos, explica los motivos para buscar la unidad de los cristianos.

ecumenismo 2

 

«Como obra humana, la unidad de los cristianos sería una utopía, pero el Espíritu es el creador, el dador de vida y el artífice de todo el Cuerpo Místico, que es más que la Iglesia católica. No podemos cortas las alas al Espíritu Santo. Visto desde Dios, la unidad es un hecho», sostiene la doctora Claire Marie Stubbemann, profesora de Historia y Teología del Ecumenismo en la Facultad de Teología de Burgos. Nacida en Alemania, y por tanto conocedora por propia de experiencia de una realidad que la marcó desde bien pequeña, explica que en su país, y en general en Centroeuropa, donde hay convivencia entre las distintas confesiones cristianas, el movimiento ecuménico se acogió con mucho gozo, después de siglos de enemistad. En España no se ha vivido ese camino del mismo modo, no ha existido esa sensibilidad o inquietud «ni por parte de los fieles ni de los sacerdotes». A ello ha contribuido, lógicamente, la escasa presencia de otras Iglesias (en los últimos años sí ha crecido la población ortodoxa, con la llegada de muchos inmigrantes de países del Este), pero también, indica Stubbemann, porque aunque hay una amplia representación de evangélicos «el término evangélico es equívoco». Y es que son más de 400 las Iglesias que se han ido desgajando de las surgidas de la Reforma (luteranos, calvinistas y anglicanos).

 

La teóloga, que diferencia tres dimensiones del ecumenismo –doctrinal, pastoral y espiritual– comenta que en nuestro país un obstáculo para caminar hacia la unidad ha sido la actitud defensiva por parte de las Iglesias no católicas, en parte porque han sufrido persecución. «Y sobre todo, la pura falta de formación. Gran parte de la responsabilidad la tienen los propios sacerdotes. Por ejemplo, cuando llega la Semana de Oración por la Unidad, desde la delegación de Ecumenismo enviamos los materiales preparados conjuntamente por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y el Consejo Mundial de las Iglesias, y hay muchas parroquias que se desentienden». Falta formación pero, matiza, también tiempo. «Entiendo que los sacerdotes tienen mucho que hacer y se organizan muchas actividades a lo largo del año por la Facultad, las distintas delegaciones, etc. Pero bueno, la Semana de Oración por la Unidad es una al año…».

 

«Todos los cristianos deberíamos hacer un esfuerzo en coherencia con nuestra fe para dar testimonio al mundo. Todos estamos convocados en la persona de Cristo y bautizados en nombre de la Trinidad», añade. «Y existe un ecumenismo espiritual al alcance de todos, que es el de la oración. Yo me conformaría con que en Burgos hubiera más cristianos que se sintieran interpelados en la oración», asegura.

 

Stubbemann reconoce que la dimensión doctrinal del ecumenismo es la más difícil, si bien destaca la coincidencia entre los grandes interlocutores, teólogos e Iglesias, en que «es mucho más lo que nos une que lo que nos separa». «Pero no es suficiente con sentirnos unidos. Tenemos que buscar la unidad a través del respeto de las diferencias. Afortunadamente, ese concepto de unidad por parte de las Iglesias, sobre todo de la católica, de que la unidad significaba que los que se hubieran separado volvieran, ya está superado». Y pone como ejemplo la acogida de Benedicto XVI a los anglicanos que comparten la fe en los sacramentos. «Pidió que mantuvieran sus peculiaridades en la medida en que no interfiriesen con lo esencial».

 

Otra dificultad para llegar a acuerdos en ese debate doctrinal, centrado en la sucesión apostólica, en la concepción de la Iglesia y los sacramentos, concretamente el orden y la eucaristía, es que en algunas confesiones cristianas no católicas no exista un representante único (caso de los ortodoxos o la Iglesia anglicana). «Los católicos no sabemos valorar la figura del Papa, del primado, ni el Magisterio de la Iglesia, que vela por la tradición», asegura.

 

Ecumenismo en Burgos

 

En nuestra diócesis se van dando algunos pasos en este caminar ecuménico. Además de mantenerse un contacto periódico entre los representantes de las Iglesias católica, evangélica y ortodoxa, normalmente coincidiendo con la Semana de Oración, existe desde hace tres años un blog (unidadencamino.wordpress.com) orientado a ofrecer información al respecto. Los promotores de la página, según explica su administrador, Luis Arnáiz, pusieron en marcha esta iniciativa «conscientes de que la escasa información que se difunde sobre el Movimiento Ecuménico es causa, en gran medida, de su puesta en práctica». Pretenden que esta sea su «pequeña aportación al servicio de la búsqueda de la unidad en la diversidad entre todos los que confesamos la misma fe Cristológica y Trinitaria». Así, en el blog se exponen diversas posturas y formas de entender la unidad a través de documentos, entrevistas y noticias relacionadas con el movimiento ecuménico, y está abierto al diálogo y la participación y colaboración externas, siempre desde el respeto hacia todas las opiniones y creencias.

 

Además, a lo largo de la Semana de Oración por la Unidad, las distintas confesiones cristianas de la provincia realizarán varios actos implorando de Dios la deseada comunión real. Y, como es tradición, la parroquia del Hermano San Rafael acogerá a las 20:00 horas del jueves 24 de enero una oración conjunta entre las confesiones cristianas mayoritarias.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión