«La misa en televisión es un puente para llevar la Palabra de Dios a mucha gente»

Jesús López Sobrino es arandino y durante años ha compaginado el sacerdocio con labores periodísticas. En TVE dirigió 'El Día del Señor', desde el que retransmitía la misa cada domingo.

JESUS LOPEZ SOBRINO 1

 

Jesús López Sobrino nació en Aranda de Duero (Burgos) el día de Navidad de 1941. Cursó estudios eclesiásticos en las seminarios de El Burgos de Osma (Soria) y Burgos, donde posteriormente complementó su formación con la Licenciatura en Historia de la Teología. Fue ordenado sacerdote en diciembre de 1964 y ejerció su ministerio en las localidades de Villamayor de los Montes y en las iglesias de San Esteban y San Nicolás de Bari de Burgos capital. Cofundador de la Coral de Cámara San Esteban, ha desempeñado durante muchos años labores periodísticas como colaborador habitual en prensa, radio (RNE y COPE) y televisión, como director del programa El Día del Señor, de TVE, retransmitiendo la misa y procesiones de Semana Santa, con sus comentarios, desde Bruselas, Roma y República Dominicana, así como desde numerosas provincias españolas.

 

Cuenta que de pequeño conoció a otro niño que era monaguillo y se iba con él a ayudar en misa. De entonces arranca su vocación. «Mi padre murió cuando yo tenía 8 años y a los 10 ya ingresé en el Seminario de El Burgo de Osma, porque se lo pedí a mi madre, que no me puso ningún impedimento y me dijo que, si no era feliz en el Seminario, no dudara en volver a casa, porque siempre estaría a mi lado con la puerta abierta». Pero ha sido feliz «totalmente» porque su verdadera vocación es el sacerdocio, asegura: «por encima de todo he sido y soy cura, de no haberme ordenado, hubiera estudiado periodismo y me hubiera dedicado a ello. Me gustan los medios de comunicación y desde mi faceta sacerdotal siempre he estado muy cercano a la comunicación».

 

Jesús reconoce que le ha resultado fácil compaginar el sacerdocio y los medios de comunicación porque para él los medios «siempre han sido un complemento estupendo» para desarrollar su función como sacerdote y llevar la Palabra de Dios a los demás. «En mis primeros años de sacerdote, cuando estaba en Villamayor de los Montes, ya comencé a colaborar en el programa religioso de la COPE, porque don Ambrosio Rebollo les dijo que yo les podía venir muy bien. Y así comencé», recuerda.

 

En su opinión, sacerdocio y periodismo tienen mucho en común «porque el sacerdote debe ser un buen comunicador». «En las homilías el sacerdote debe plasmar la Palabra de Dios en un hecho de vida, porque la predicación muy técnica y teológica no llega a la gente. Mi planteamiento siempre fue buscar un hecho de vida, ofrecer una visión a la luz del Evangelio de ese hecho, cómo hubiera actuado Jesús en esa situación y, por último, un compromiso de quienes asisten a la celebración, porque sin un compromiso todo se queda en nada».

 

La Iglesia debe abrirse a los medios de comunicación, pero no todos los medios son válidos para evangelizar y hablar de Dios.

 

Considera que hoy no es posible evangelizar sin contar con los medios de comunicación: «si queremos llegar a mucha gente y llevar el mensaje evangélico a todo el mundo, necesitamos los medios de comunicación. Considero que la clave debe ser hacer llegar el mensaje como una oferta atractiva, evitando cualquier connotación de imposición, con absoluta libertad de aceptarlo o no». No obstante, comprende que algunos cristianos y sacerdotes vean en los medios de comunicación un peligro, «porque hay que intentar hacer bien las cosas y en estos momentos el panorama está un poco caótico, hay que reconocerlo. La Iglesia debe abrirse a los medios de comunicación, pero no todos los medios son válidos para evangelizar y hablar de Dios. En condiciones óptimas los medios son fantásticos para llegar a mucha gente, pero también suponen el mayor riesgo de descrédito cuando existe manipulación a la hora tratar los temas», explica.

 

Sobre su etapa en TVE, en El Día del Señor, señala que fue «muy bonita, de mucho trabajo, pero gratificante, porque teníamos un equipo de gente muy profesional, unos creyentes y otros no, pero todos comprometidos con hacer un buen programa de televisión. La retransmisión de la misa de los domingos es un programa que necesita los mismos medios, la misma profesionalidad y el mismo cuidado que el resto de programas. A mí me gusta mucho el arte y procuraba que la misa fuera atractiva, con buena iluminación y mostrando la belleza arquitectónica de los templos, que gustaba mucho a la gente y se enganchaba a la retransmisión. Es importante enganchar al espectador con la belleza de las imágenes, pero no podemos perder de vista que el objetivo final es hacer llegar la Palabra de Dios a toda la gente en las mejores condiciones y de la forma más clara posible».

 

Desde entonces han mejorado los medios, pero la forma y la esencia de la retransmisión de la misa es la misma: «Se busca hacer de una celebración religiosa algo atractivo para el espectador, que mantenga la atención, que sea interesante y eso implica buenos comentarios, un coro de música que enganche, los comentarios escuetos pero que expliquen bien lo que se está viendo, buen sonido, cuidar mucho la iluminación, es un conjunto de cosas que hace que la misa sea como un puente para hacer llegar la Palabra de Dios a mucha gente. En mi etapa intenté la máxima creatividad para ofrecer la misa, hice todo lo que pude». A pesar de todo, asegura no echar de menos ese tiempo: «son distintos momentos, ahora vivo feliz y tranquilo en la residencia sacerdotal de Burgos, con muy buenos amigos y sin agobios. Es otra etapa como sacerdote que afronto con serenidad».

Comentarios

Comentarios: 1

  1. Julia Mazuelas moneo

    Te deseo tanto felicidad en esta nueva etapa que acabas de comenzar, como lo fuistes en la que acabas de dejar. Estoy segura de que así será. Te lo mereces. Un abrazo


Danos tu opinión