De El Salvador a Burgos: la huida de un país donde la vida vale poco

Jóvenes llegados hace unos meses a nuestra ciudad demandando asilo comparten la situación de Centroamérica con un grupo de personas de la parroquia de La Antigua y de pastoral con latinoamericanos.
<
>

 

Un grupo de personas de la parroquia de La Antigua y miembros del equipo de pastoral con latinoamericanos mantuvieron el pasado sábado un encuentro con cuatro jóvenes de El Salvador, solicitantes de asilo, llegados hace pocos meses a Burgos, para comprender un poco mejor qué es lo que está ocurriendo en los países de Centroamérica y de qué huyen. Se eligió esta parroquia porque muy cerca de ella hay dos hostales que que son utilizados por el Estado para albergar provisionalmente a solicitantes de asilo, hasta que les encuentren plaza en otro lugar más adecuado. Ahora mismo estos establecimientos alojan a más de 30 personas.

 

Cada uno de los jóvenes salvadoreños fue relatando sus experiencias, terribles, de amenazas de muerte por parte de pandillas. Uno de ellos era militar. A otro, taxista, le robaron el taxi y, cuando se lo fueron a devolver tras pagar el rescate, prendieron fuego al vehículo con él joven dentro y sufrió quemaduras por todo el cuerpo. Todos coincidieron en señalar la enorme corrupción de los gobiernos y de la Policía, el poder real que tienen las pandillas o maras y la extorsión a la que someten a los ciudadanos, y lo poco que vale la vida en El Salvador, el país más pequeño de Centroamérica, que cuenta con seis millones de habitantes y tres millones de emigrados. Una situación semejante se vive en Guatemala y en Honduras y, en parte, en Nicaragua.

 

Esas circunstancias, para las que no se ven soluciones a corto ni medio plazo, son las que han obligado a estos jóvenes a venir a España, en general ellos solos, dejando allí el resto de la familia, y solicitar asilo. La mayoría de los centroamericanos emigran hacia Estados Unidos, algo que en teoría les resulta más fácil por la cercanía, pero en el camino también algunos encuentran la muerte.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión