Diputación y Arzobispado destinan al «convenio de las goteras» 1.400.000 euros

Con el incremento de la cuantía en esta convocatoria, se espera poder doblar el número de intervenciones en las iglesias y ermitas de la provincia durante los dos próximos años.
<
>

 

La Diputación Provincial y la Diócesis de Burgos destinarán durante los años 2019 y 2020 un total de 1.400.000 euros a la reparación de iglesias y ermitas de la provincia en virtud del conocido como «Convenio de las Goteras», que ha sido rubricado esta mañana por el presidente de la entidad provincial, César Rico Ruiz, y el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas. En la presente convocatoria, que ha pasado a ser bienal, la Diputación ha incrementado su aportación hasta alcanzar el millón de euros (anteriormente aportaba 400.000 euros cada año). El Arzobispado mantiene la misma aportación que venía haciendo años atrás, 200.000 euros anuales, por lo que en este nuevo convenio será de 400.000 euros.

 

Con el incremento de la cuantía, ha señalado Rico, se espera poder realizar el doble de intervenciones, que en anteriores convocatorias se situaban en torno a treinta. Ha recordado que, gracias a este convenio entre ambas instituciones, desde 1993 se han invertido veinte millones y medio de euros en la conservación y reparación de iglesias y ermitas en la provincia, y se han realizado 1.300 actuaciones. Asimismo, el presidente ha anunciado que está previsto ampliar el plazo de solicitudes para acceder a las ayudas hasta el 30 de junio, con el fin de dar más tiempo para cumplir los trámites requeridos a las nuevas corporaciones locales que se constituyan tras las elecciones.

 

Por su parte, el arzobispo ha informado de que a lo largo de 2018 se ha invertido en el patrimonio diocesano la cantidad de 2.738.787 euros, parte en obras en bienes inmuebles, otras en bienes muebles y otras en casas parroquiales. En total se ha intervenido en más de 105 edificios. Así se han destinado a casas parroquiales 582.138,91 euros, pagados íntegramente por la diócesis, 178.379,59 euros en la Catedral, sufragados por el Cabildo, y 1.555.539,79 euros en bienes inmuebles, de los cuales 600.000 provenían del convenio con la Diputación, 136.126 fueron aportados por la Junta de Castilla y León para la conservación o restauración de edificios declarados BIC, 403.700 euros por los ayuntamientos y el resto, unos 415.713, son lo que la diócesis y las parroquias invirtieron en el arreglo de iglesias y ermitas. Además, se destinaron a bienes muebles 422.728,71 euros, sufragados por las propias parroquias, ayudadas en muchas ocasiones por los Fondos Europeos y por los ayuntamientos, y algunas aportaciones del Arzobispado.

 

Don Fidel Herráez ha recordado que en la diócesis de Burgos existen 1.003 parroquias (lo que la convierte en la segunda diócesis española en número de parroquias), el mismo número de casas parroquiales, así como un millar de ermitas y otros tantos templos no parroquiales. El pastor ha insistido una vez más en que la conservación de este vasto patrimonio es obligación de todos, para que se beneficie el mayor número de personas posible y «para que futuras generaciones puedan recibir todo el mensaje que encierra dicho patrimonio, cuyo origen es la fe de un pueblo, una fe que se ha hecho cultura».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión