Iglesia de Santa María de La Piedra

La iglesia parroquial de La Piedra esconde valiosos vestigios romámicos, entre los que destacan su ábside y su pila bautismal.

la piedra

 

Aunque la mayor parte del templo es del siglo XVI, sin embargo la joya de la parroquia de La Piedra se asienta en la parte meridional, en concreto en su ábside románico y de belleza singular. Tiene bóveda de horno y de cañón apuntado, es de forma semicircular  y se organiza en su exterior en torno a cinco arcadas (dos de las cuales han sido ocultadas hoy día por la sacristía). Dos grandes columnas centran la mirada de la arcada central, un poco más elevada que las contiguas. Todos son arcos ciegos, pero algunos se enriquecen con otras columnas más pequeñas y excelentes muestras decorativas. La armonía del conjunto embellece todo el ábside.

 

Dentro del templo y en otros lugares del exterior aparecen también excelentes vestigios románicos y, entre todos ellos, merece mención especial la pila bautismal, totalmente románica, con un diámetro de 118 cm y una altura de 100 cm. Se trata de una copa avenerada por las dos caras y un pie decorado con una escena de lucha entre un león y una serpiente que tiene atrapado a un hombre.

 

Todavía hay que reseñar una banda de taqueado debajo de esta escena haciendo de base de esta pila bautismal. Canecillos y capiteles son otros de los delicados ejemplos de este templo de La Piedra.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión