El arzobispo realiza la visita pastoral a pueblos del entorno del Esgueva

El pastor diocesano se encontró con las comunidades parroquiales de Villovela de Esgueva, Olmedillo de Roa, Tórtoles de Esgueva, Villatuelda y Torresandino.
<
>

 

Varios pueblos del antiguo arciprestazgo de Roa, en el entorno del río Esgueva, recibieron el domingo al arzobispo, don Fidel Hérraez Vegas, que continúa su visita pastoral. La jornada comenzó en la parroquia de San Miguel (Villovela de Esgueva), donde, tras un caluroso saludo y después de que don Fidel conociera la iglesia, los vecinos tuvieron ocasión de entablar un breve dialogo con él. También pudo ver el comienzo de los trabajos de montaje del monumental Belén que durante las navidades se disfruta en la parroquia. La visita terminó con una oración y un recuerdo por los difuntos del pueblo.

 

Seguidamente llegó el turno de la parroquia de la Asunción de nuestra Señora, en Olmedillo de Roa. Los vecinos esperaron al arzobispo en la entrada del templo y, después de saludar a todos personalmente y conocer la iglesia, tras un breve diálogo, continuó el encuentro con una oración por vivos y difuntos, para concluir con el himno a la Virgen de la Basardilla.

 

Tras un breve descanso se reanudó la visita para llegar a la histórica Villa de Tórtoles de Esgueva (parroquia de San Esteban). En la memoria estaba el antiguo monasterio benedictino que durante tantos años –hasta los 70– acompañó a esta comunidad. Hubo tiempo para el saludo a cada uno de los asistentes, y después se celebró la la eucaristía preparada con cariño por los vecinos. Al final se dedicó un tiempo al diálogo, una oración por los vivos y un recuerdo por los difuntos, especialmente por una vecina que acababa de fallecer.

 

Era tiempo de recuperar fuerzas y una familia acogió en su casa al arzobispo y al párroco, Santiago Orcajo, y tras una sencilla comida y una breve sobremesa, don Fidel firmó los libros parroquiales y emprendió camino a Villatuelda. La parroquia de esta localidad, dedicada a San Mamés, es la más pequeña de las visitadas este día, pero aun así, un pequeño de vecinos (algunos residentes fuera) se dieron cita para acoger a don Fidel. Tras los saludos y visita a la iglesia, se produjo un breve dialogo y se oró por la parroquia, con un recuerdo por los difuntos.

 

La última etapa del día llevó al pastor diocesano a Torresandino, la parroquia más grande, donde también aguardaban los vecinos para conocer personalmente al arzobispo. Después de celebrar una eucaristía animada por el coro parroquial y con la colaboración de niños y mayores, tras un breve diálogo, se dio por finalizada la visita.

 

 

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión