Animales y titos para honrar a San Antón

Los barrios de Huelgas y Gamonal se preparan para vivir mañana viernes una de las fiestas más destacadas del calendario invernal: la celebración del abad san Antón.

san anton burgos

 

Es considerado por muchos como el padre del monaquismo y, su festividad, el 17 de enero, es una de las celebraciones más populares del calendario invernal. San Antón renunció a su fortuna y huyó al desierto para orar y consagrar allí su vida a Dios viviendo como anacoreta. Su existencia ascética y su fama de santidad hizo que se unieran a su modo de vida numerosos cristianos, dando así origen a la vida monacal.

 

En Burgos, su fiesta se celebrará mañana con gran solemnidad. El barrio de Huelgas lo vivirá con una eucaristía presidida a las 12:00 del mediodía por el vicario general de la diócesis, Fernando García Cadiñanos. Tras la misa, en torno a las 13:00 horas, tendrá lugar la popular bendición de panecillos y animales y la tradicional rifa de productos, así como la degustación de pinchos de morcilla y chorizo.

 

La fiesta se prolongará el sábado con una eucaristía en sufragio por los difuntos de la parroquia, a las 19:00 horas y con un homenaje a los mayores el domingo, con una misa a las 13:15 horas y un festival de sevillanas, a las 17:00 horas, en el salón del centro Padre Aramburu.

 

Gamonal

 

Por su parte, el popular barrio de Gamonal volverá a repetir su cocción y reparto de titos, una tradición que se remonta, al menos, al año 1502, cuando varios documentos de la creación de la cofradía de San Antón atestiguan el reparto, ligado en sus orígenes a la ayuda brindada a los peregrinos que acudían camino a Santiago de Compostela. A las 12:00 horas tendrá lugar la celebración de la eucaristía con presencia de representantes del Ayuntamiento, a la que seguirá la bendición de animales. Además, el sábado 18, a las 12:00 horas, tendrá lugar una eucaristía por los hermanos difuntos de la cofradía de San Antón, una de las más antiguas de la ciudad.

Comentarios

Comentarios: 4

  1. Lucinio Ramos.

    En la Regla de la Cofradía, que es del año 1502, no aparece la palabra ‘titos’. El primer libro de cuentas que se conserva es de 1675. En el año 1677 se indican unos gastos debidos a ‘legumbre para los pobres’. La primera legumbre nombrada es la de las habas: “más quatro rreales de habas para los pobres”, año 1678. Y la palabra TITOS no aparece en la documentación que se conserva hasta el año 1794. Estos datos son incuestionables.


    • A. B.

      Qué más da legumbre, habas o titos si viene a ser lo mismo, comida para los pobres. Esto es rizar el rizo, Lucinio, aparte de una erudición pedante.


      • Lucinio Ramos

        A A. B.
        D. Santiago, arzobispo burgalés muy querido en Burgos por la bondad y simpatía que transmitía, me envió a la parroquia de La Antigua de Gamonal para servir en ella como vicario parroquial. En esa gran parroquia estuve desde 1995 hasta 2001. Ese año comenzó la Cofradía de San Antón la preparación de su 5° centenario, y me pusieron al frente de su organización. Me pidieron, también, que hiciera el libro conmemorativo del 5° centenario, obra que vio la luz el mismo año 2002, costeado íntegramente por el Ayuntamiento de Burgos. La aportación de los datos que he dado, lo he hecho como servicio y no por “pedantería”, como Ud manifiesta. Cuando leo en distintos medios que los titos (seña identificativa de la fiesta de San Antón en Gamonal) han estado en los orígenes de esta cofradía, servidos por la caridad de unos cofrades a los pobres y peregrinos del Camino de Santiago desde el año 1502, manifiesto que no, aportando con humildad mis conocimientos para el amante de la historia. Para Ud también, si así lo desea. Atentamente.


  2. Antonio

    y yo me pregunto: ¿para qué tanta parafernalia hoy, para qué tanto reparto de comida hoy, para qué tantos kilos de comida repartidos entre quienes no son ni pobres ni peregrinos? ¿No dice el señor Ramos que se daba legumbre a los pobres? ¿Conserva la cofradía esa finalidad? Porque si no tiene esa finalidad ni la atención a los peregrinos, ¿para qué se necesita esa cofradía? Y como ésa tantas otras…
    Cómo nos gusta el postureo, el bien quedar, el medrar en la iglesia… ¿Cuándo haremos caso al Papa Francisco que quiere una iglesia pobre y para los pobres? Cuánto tiene que sufrir el Santo Padre porque sus fieles no le hacen caso. Y por desgracia cada vez más nos gusta una religión que no nos religa a nada ni a nadie, salvo a nosotros mismos.


Danos tu opinión