20 años acogiendo a Cristo que sufre

Las Hijas de la Caridad celebraron ayer una eucaristía de acción de gracias por el 20 aniversario de la Casa de Acogida San Vicente de Paúl.
<
>

 

La iglesia de San Nicolás de Bari acogió en la jornada de ayer una misa de acción de gracias por los 20 años de la Casa de Acogida San Vicente de Paúl, justo en la víspera de su santo patrón.

 

Hace ahora 20 años que se abría en el casco viejo de la ciudad este servicio de las Hijas de la Caridad. En la Casa se ofrecen varios servicios. Por un lado, hospedaje a algunas personas y familias que necesitan estancias largas (actualmente algunos solicitantes de asilo, por ejemplo). Además, tienen abierto un comedor a mediodía y por la noche (en convenio con Cáritas diocesana, porque también acuden a él los residentes en el albergue municipal), y también realizan talleres y formación, servicios de peluquería y podología, lavandería y atención médica. Asimismo, acompañan a las personas a realizar trámites, escuchan y ofrecen acompañamiento religioso.

 

Actualmente, la comunidad está formada por siete Hijas de la Caridad, acompañadas por varios voluntarios y con la colaboración de particulares y entidades que hacen donaciones en dinero o en especie, en muchas ocasiones alimentos.

 

La eucaristía estuvo presidida por el superior de los padres paúles. Al final se leyó una acción de gracias redactada por la hermana responsable de la Casa, sor Lourdes Piñán, que no estaba presente porque estos días las Hijas de la Caridad celebran una asamblea provincial en Rabé de las Calzadas.

 

El programa de actividades con motivo del 20 aniversario se inició en febrero con la actuación de un mago en la Casa, y pronto se vio interrumpido por la pandemia y el confinamiento, que han obligado a suspender o posponer varias actividades previstas.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.