Comienza el curso en el Seminario de San José

Con dos nuevos ingresos, el Seminario Mayor cuenta con siete seminaristas, con los que convivirán, además, otros tres de Osma-Soria, dos de Burundi y dos de La Rioja.
<
>

 

La primera quincena de septiembre ha estado jalonada de jornadas que han supuesto el comienzo de curso para los Seminarios diocesanos Mayor y Menor de San José. El Seminario Mayor comenzó el mes con el encuentro de seminaristas de la Región del Duero y la Rioja. Sesenta seminaristas y formadores participaron en unas jornadas en Logroño que, con el tema «La Iglesia ante la pandemia: pasado, presente y futuro», contó con mesas redondas y talleres y con la ponencia del profesor Eloy Bueno, de la Facultad de Teología de Burgos. Además de la formación, fue ocasión de conocer diversos lugares de la geografía riojana, como el Scriptorium de Albelda o la Catedral de Santo Domingo de la Calzada, y también la exposición «Lux», de las Edades del Hombre en la Catedral burgalesa.

 

Los seminaristas mayores tuvieron también tiempo para acompañar en Mondoñedo al que fuera su profesor, don Fernando García Cadiñanos, en su ordenación episcopal. La noche anterior fueron acogidos en el seminario de Lugo. Hubo tiempo incluso para conocer la bonita playa de las Catedrales.

 

Ya en Burgos, y acompañados de los seminaristas de Valladolid y los del Seminario Misionero «Redemptoris Mater» vivieron una tanda de ejercicios espirituales dirigidos por el arzobispo, don Mario Iceta.

 

El curso dio comienzo oficialmente el 15 de septiembre, con la participación en la misa y conferencia inaugural en la Facultad de Teología. Este año el Seminario Mayor de Burgos de San José cuenta con siete seminaristas (dos de ellos nuevos, uno procedente del Seminario Menor). Además, durante la semana les acompañarán tres nuevos seminaristas de la diócesis de Osma, otros dos procedentes de la diócesis de Gitega, en Burundi, y otros dos de La Rioja.

 

Seminario Menor

 

Por su parte el Seminario Menor mantuvo una peregrinación con algunas familias de seminaristas a Loyola y Aránzazu. Y el curso comenzó con la despedida de Sergio Pérez, que ha ejercido como formador siete años, y ahora es destinado a la parroquia de Quintanar de la Sierra, y la acogida al nuevo formador, Diego Luis, joven sacerdote procedente de la parroquia del Espíritu Santo, de Miranda de Ebro. Después de la misa de inauguración comenzaron las clases. Con el nuevo curso comienzan también las actividades vocacionales vinculadas al Seminario, entre ellas el Preseminario, un fin de semana al mes, en el que los monaguillos y niños de las parroquias conocen de cerca al Seminario y quienes viven en él.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.