Parroquias

Parroquia San Juan Bautista – Amaya

Este pueblo conserva el antiquísimo nombre prerromano y, por lo mismo, celtibérico de la famosa peña. Antiguamente se llamó Santibáñez de Amaya, haciendo alusión al patrón de su iglesia San Juan Bautista. Esta es renacentista de bella estampa, construida en buena sillería o aceptable mampostería, con torre robusta a base de pilastrones, pináculos, gárgolas y cupulín; el ábside es rectangular con cantoneras de refuerzo; y, bajo un pórtico clasicista con dos arcos y ventanal gótico, se cobija una portada gótica con pilastrones, archivoltas lisas y remate de decoración floral.

Tiene planta de salón de tres naves con columnas cilíndricas, pilastrones, arcos y bóvedas estrelladas de piedra; destaca su bella arquitectura, en hornacinas aveneradas, en presbiterio, en la puerta de la sacristía, aguamanil, subida del coro y púlpito.

Pila románica gallonada, con leyenda, anillo circular y pie con serpiente. El retablo mayor es barroco salomónico, de José López, con San Juan Bautista, San Pedro, San Pablo, Asunción con ángeles. Otro con frontal repujado y San Antón, San Francisco y San Bartolomé. Otro con Virgen vestida, San Roque y santo diácono; y dos neoclásicos con imágenes de mérito, sobre todo una Inmaculada, San Esteban, Crucificado con peana, Dolorosa y santo ángel. Aparte, Crucificado procesional, Cristo de pie, Niño Jesús vestido, Inmaculada barroca y San Juanito con peana.

En orfebrería, cruz plateresca con repujados, remate de piñas, s. XVI, y macolla cuadrada posterior con relieves; y cáliz dorado con cabujones y nudo en ánfora, s. XVI. Cajonería de tres cuerpos con relieves, y, en hornacina, crucifijo con peana y otro de pared. Aguamanil con venera. Dos cordobanes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies