Ayer Miranda de Ebro acogió la charla del misionero comboniano Jesús Ruiz Molina, quien desarrolla su labor en la República Centroafricana. Expuso las dificultades y alegrías que se encuentra cada día en su trabajo como misionero, destacando que la de allí es una «Iglesia joven»

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

<
>

 

Aprovechando su visita a España, el misionero comboniano Jesús Ruiz Molina, impartió ayer una charla de animación misionera en su parroquia natal del Buen Pastor, en Miranda de Ebro. El motivo de su viaje era el de acompañar al cardenal de Bangui (República Centroafricana) y al imán de la misma ciudad a recoger el premio «Mundo Negro a la Fraternidad 2016». Los tres han participado como ponentes en el «XXIX Encuentro África», que organiza anualmente la revista Mundo Negro, publicación periódica de los misioneros combonianos. Asimismo, han impartido otra serie de charlas en Granada y Barcelona.

 

De su labor de párroco en la República Centroafricana, Ruiz Molina destacó que se trata de una Iglesia joven, pero que crece en medio de un país en guerra. «De ahí la necesidad de elevar un grito, en nombre de Dios, pidiendo paz para el pueblo centroafricano. Por eso ha surgido una plataforma para el diálogo interreligioso en una tierra que ha sido bendecida con la presencia del Papa Francisco al inicio del año de la misericordia», expuso Ruiz Molina.

 

No obstante, aun en medio de todas las dificultades, este misionero mirandés tiene confianza: «Si algo he aprendido allí es a confiar en Dios por encima de todo», aseguró. Quizá por eso no ha perdido la capacidad de soñar, para esa tierra, un futuro de paz, tal y como transmitió a todos los asistentes.