Cada primavera, los rayos del sol entran en el santuario de San Juan de Ortega para iluminar una escena de la Anunciación grabada en piedra.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

capitel san juan ortega

Foto de lugaressacros.blogspot.com.

 

En san Juan de Ortega cada equinoccio (primavera y otoño) se reproduce el milagro de la luz. En este caso, el capitel del prodigio describe la escena de la Anunciación (todos los 25 de marzo se celebra esta fiesta), y a las 5 en punto de la tarde (hora solar) los rayos del sol enfocan y alumbran este capítulo trascendental de nuestra fe. Este capitel románico es un homenaje a la Encarnación del hijo de Dios, y la explicación de este fenómeno bien la sabía el arquitecto que diseñó el santuario de San Juan de Ortega. Calculando la inclinación de la tierra con respecto al sol, el técnico jugó con la longitud del coro de la iglesia para redirigir los rayos del sol al capitel. Así alumbraba el acontecimiento central del cristianismo.

 

El arte y la naturaleza al servicio de la fe dándonos una catequesis sobre el misterio de la Encarnación y sus escenas anejas: el anuncio del arcángel san Gabriel a María, el saludo de Isabel a su prima y el nacimiento de Jesús de Nazaret.