Se trata de Antonio Arribas Hortigüela, natural de Cardeñadijo y sacerdote en la congregación de Misioneros del Sagrado Corazón. Fue asesinado cuando contaba 28 años. Será beatificado el 6 de mayo en la catedral de Girona junto a otros seis miembros de su congregación.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

 

antonio arribas hortiguela

Antonio Arribas es natural de Cadeñadijo.

El próximo 6 de mayo siete Misioneros del Sagrado Corazón, mártires de Canet, serán beatificados en la catedral de Girona en una celebración que estará presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto para la congregación para la Causa de los Santos de la Santa Sede. Se trata de Abundio Martín, José Vergara, Josep Oriol Isern, José del Amo, Gumersindo Gómez, Jesús Moreno y Antonio Arribas Hortigüela, este último burgalés.

 

Canet de Mar es un pequeño pueblo barcelonés, situado a unos 40 km al norte de la Ciudad Condal, a orillas del Mediterráneo. En la parte más elevada del pueblo, se encuentra el Seminario de los Misioneros del Sagrado Corazón.

 

Era el 19 de julio de 1936. En el Seminario se preparaban 65 futuros misioneros. Cuidaban de ellos ocho sacerdotes y cuatro hermanos. Hacia las cuatro de la tarde un tropel de gentes armadas irrumpe en el Seminario. Al fondo ya se veía la humareda de la iglesia parroquial, que había sido incendiada.

 

Obligan a los religiosos y a los niños a abandonar la casa, y les alojan en el parque del Santuario de la Misericordia, que se convierte, así, en un pequeño campo de concentración, donde serán vigilados a todas las horas durante las dos semanas siguientes. Ante sus mismos ojos se saqueó, primero, y se incendió, después, el Santuario.

 

Habían transcurrido ya casi dos meses desde que habían salido de Canet de Mar. El 29 de septiembre, los religiosos fueron sacados de su encierro. Atados de dos en dos, el séptimo llevaba las manos atadas a la espalda. En Besalú dejaron la carretera de Figueras para tomar la de Bañolas. Como a unos cinco kilómetros, el coche que les sigue se detiene después de una revuelta. El autobús sigue aún como a unos 200 metros más y se detiene también, antes de pasar el puente. Allí hay una casa de piedra, en ruinas, junto a un pequeño ribazo con arbolado. Es el lugar elegido para matarlos.

Antonio Arribas Hotigüela

Nació en Cardeñadijo (Burgos) el 29 de abril de 1908. Llevaba diez años como profeso en la congregación de Misioneros del Sagrado Corazón, y poco más de un año de sacerdocio. Su primer y único destino fue la Pequeña Obra (Seminario Misionero MSC) de Canet de Mar. En el momento supremo del sacrificio fue el que dio el grito de «Viva Cristo Rey», que una ráfaga de ametralladora impidió terminar. Tenía 28 años.