¿Sigue siendo válido hablar de Dios?¿Solo es posible hablar de Dios desde las religiones o es más acertado un «dios de cada uno»? Estas y otras cuestiones serán abordadas en estas jornadas que organiza la Facultad de Teología.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

ciencia y cristianismo

 

 

Esta tarde arrancan las jornadas Ciencia y Cristianismo bajo el lema «Origen y evolución del hecho religioso», que este año alcanzan su séptima edición y que se desarrollarán en la Casa del Cordón en horario de 19:00 horas.

 

Organizadas por la Facultad de Teología y Fundación Caja de Burgos, la primera de las ponencias de este año  correrá a cargo de la profesora Mar Griera, directora del ISOR de la Universidad Autónoma de Barcelona y llevará por lema «La búsqueda de sentido: nuevas formas de espiritualidad en la sociedad contemporánea». Las jornadas continuarán mañana miércoles, con la ponencia «Surgimiento de la espiritualidad y la religión en el ser humano», con el profesor y catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, Francisco José Rubia . El jueves será el turno de la conferencia «Homo credens. El ser humano llamado a la fe en Jesucristo», a cargo de monseñor Francisco Simón Conesa, obispo de Menorca y profesor de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra.

 

En las jornadas del este año, se abordará especialmente el tema de la espiritualidad, algo inherente al ser humano. Según explica el programa, «cuando hablamos de ‘hecho religioso’ o de ‘religión’, se presupone una espiritualidad. Ahora bien, no siempre la espiritualidad concluye en religión. En cualquiera de los casos, ¿por qué el hombre sapiens no se contenta con la realidad cotidiana? ¿Por qué anhela ‘otra realidad’ e, incluso, se relaciona con ella y la considera ‘trascendente’? Y no es una cuestión del pasado prehistórico o mitológico. En la sociedad actual de culto a la ciencia y de crítica a las religiones florecen los fenómenos espirituales y religiosos, quedando muy lejana la pretensión de ‘olvido o muerte de Dios’».