Este domingo concluyó la Semana Arciprestal de Aranda de Duero, y que ha tenido a las familias como protagonistas. Durante estos días han tenido lugar charlas, testimonios, la proyección de una película y una divertida excursión.

Facebook0Twitter0Google+0EmailWhatsapp

     

aranda 2

Las familias participantes, en el poblado-museo de Quintanilla del Agua.

      

Este pasado domingo 3o de abril concluía la XX Semana Arciprestal de Aranda de Duero, que llevaba por lema “La familia: Alegría del amor”, y que comenzó el 26 de abril. El lugar elegido para el desarrollo de los actos fue la Casa de Cultura en horario de 18:00 horas, para así facilitar a todas las familias con hijos el que pudieran participar.

 

La Semana comenzó con una conferencia-coloquio titulada «La familia en el documento del papa Francisco ‘familiaris laeticia’». El profesor y doctor en teología Rafael Oreiro, ofreció una visión de la exhortación del papa muy cercana y atractiva para su comprensión. Fue desgranando cada uno de los capítulos desde la óptica del ver-juzgar y actuar; y dio las claves para cuidar y apoyar a los matrimonios en el día de hoy, sirviéndose de las referencias del papa Francisco en este documento eclesial. Destacó la virtud de la esperanza como medio indispensable de vida que el papa quiere destacar.

 

El jueves 27 fue el turno de un testimonio apasionante de un matrimonio burgalés, Adolfo y Chus, responsables diocesanos del COF (Centro de Orientación Familiar), quienes contaron sus experiencias y situaciones concretas a la luz de la exhortación apostólica. Dieron las claves, contadas en primera persona, que el papa destaca en su documento: Paciencia, oración en familia, diálogo, respeto…

Actividades para los niños

El viernes  acogió una actividad dedicada sobre todo a los niños, ya que se proyectó la película familiar «Paddington». Un osito que emigra de Perú a Inglaterra donde conoció de pequeño a un investigador que le hizo ver el trato de acogida y familiaridad que había en Europa. Allí se encontrará con todo tipo de situaciones graciosas y a través de una familia vivirá momentos divertidos, de tensión… y hará posible pasar a ser un miembro más en esa familia. Fue un momento en el que disfrutaron tanto los niños como los mayores.

 

El fin de semana comenzó con un día de convivencia arciprestal, visitando por la mañana el museo realizado en Quintanilla del Agua por Félix Yañez, en el que ha hecho la viva representación de un pueblo y sus tradiciones. Allí mismo tuvo lugar la comida compartida en medio de este peculiar poblado; y por la tarde los asistentes visitaron la colegiata de Covarrubias, donde pudieron disfrutar del bello triptico de la Epifanía, para finalizar escuchando y participando de las vísperas con los monjes en el monasterio de Silos.

 

La Semana finalizó el domingo 30 con la tradicional misa en la ermita de la Virgen de las Viñas, a la que acudieron un buen número de niños y adolescentes que participan en las catequesis parroquiales con sus familias y que hicieron que la ermita se quedase pequeña. Acabada la misa, en la explanada, era tradicional tener juegos con niños y padres, pero este año por las inclemencias del tiempo se tuvo que suspender.

 

Según Juan Carlos Argüeso, arcipreste de Aranda de Duero, «ha sido una semana muy completa y haciendo posible la realización de los dos objetivos propuestos: El primero de ellos, crear conciencia, sensibilización y compromiso del valor institucional de la familia, y el segundo, compartir, convivir y comprometernos como creyentes en nuestra vida social, familiar y religiosa. Considero que ha sido muy enriquecedor y espero que sea de ayuda para todos los que hemos podido participar».