In memoriam Ángel Bravo Pérez

La muerte, aunque se espere, siempre es sorpresiva. Así, esta mañana, nos sorprendía la noticia de la muerte de D. Ángel Bravo Pérez, Organista y Maestro de capilla de la Catedral. Un músico de raza ha pasado a la historia aunque su obra, que supera el centenar de melodías, queda con nosotros, seguirá oyéndose cantar dentro y fuera de los muros centenarios de nuestra Catedral.

“Cantaré, eternamente, las misericordias del Señor”… Esto ha sido la vida de D. Ángel, un captar vivencialmente las maravillas de Dios y, luego, plasmarlo, magistralmente, en el pentagrama y, esto, desde el silencio y la humildad que, embellece aún más su música. No era amigo del ruido (¿cómo lo iba a ser?) y la extroversión que rompen la armonía y la paz. Por eso, sus obras, en forma de melodía quizá no han tenido la resonancia que se merecen, pero ahí están, permanentes, como lo clásico, siempre actuales.

Ha sabido poner música a textos de la Sagrada Escritura, s. Agustín: “Tarde te amé…”, Lope de Vega: “¿Qué tengo yo que mi amistad procuras…”, “Pastor que con tus silbos amorosos…” ; Fray Luis de León; Teresa de Ávila…; ha musicalizado la entera Liturgia de las horas… Siempre con una finura y delicadeza que invitan, como debe ser la música religiosa, a interiorizar la palabra para, desde allí y allí, escuchar el eco de la Palabra eterna de Dios.

Burgos, con la muerte de D. Ángel, pierde a unos de esos ilustres que llevaron el nombre de la ciudad más allá de las fronteras, su Coral, Santa María la Mayor ha dado conciertos en diversas catedrales y templos de Europa ; la Catedral, a un Maestro consumado; el Presbiterio, a un sacerdote, admirado, profesor de muchos de los sacerdotes actuales; muchos, además, un amigo delicado, cuidadoso y atento.

¡Descanse en paz, Ángel! Ahora, por fin, podrá contemplar la Belleza y armonía plena a la que su obra intentó aproximar e imitar.

“¡Cantaré, eternamente, las misericordias del Señor!”

¡Descanse en paz!

Jesús Yusta Sainz

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión