Fervor y devoción en la tarde del Jueves Santo

La solemne misa vespertina de la Cena del Señor ha dejado paso, en la tarde de hoy, a la tradicional procesión del Encuentro, que ha vuelto a concitar a miles de burgaleses al paso de las imágenes de Jesús con la Cruz a Cuestas y Nuestra Señora de los Dolores.

 

jesus con la cruz a cuestas burgos

La imagen del Cristo es obra de Ildefonso Serra y data del año 1901. Fotografías: Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y Jesús con la Cruz a Cuestas.

 

Es sin duda una de las procesiones más esperadas en la Semana Santa burgalesa y, un año más, así ha quedado demostrado. La procesión del Encuentro ha vuelto a concitar a miles de burgaleses en las principales calles del centro histórico y en una abarrotada plaza de la catedral, donde se ha vuelto a producir ese emocionante encuentro entre Jesús con la Cruz a Cuestas y su Madre, la Virgen de los Dolores, en una tarde con olor a incienso y con el redoble de los tambores como continua música de fondo.

 

El acto ha comenzado pasadas las ocho de la tarde. A esa hora, el paso de Jesús con la Cruz a Cuestas salía de la parroquia de San Cosme y San Damián portada a hombros por sus cofrades. La obra de Ildefonso Serra recorría después la calle de la Concepción, plaza Luis Martín Santos, puente Besson, paseo de la Audiencia y Arco de Santa María. Por otro lado, la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, una de las tallas más antiguas de la Semana Santa burgalesa, de mediados del siglo XVIII, salía de la parroquia de San Gil Abad para encaminarse por las calles de San Gil, Avellanos, Laín Calvo y Virgen de la Paloma hasta la plaza del Rey San Fernando. Allí, ambas imágenes se han encontrado en medio de un respetuoso silencio solo roto por los fervorosos aplausos que han logrado arrancar los porteadores de ambas imágenes que, con sus movimientos, llenaban de vida las imágenes. La plaza del la catedral se ha convertido así en un improvisado templo al aire libre donde ha tenido lugar una breve liturgia de la Palabra y una alocución por parte de un miembro de las cofradías organizadoras.

Amor y servicio

Ha sido el punto culminante de una intensa jornada que ha tenido como epicentro celebrativo la catedral, donde el arzobispo, Francisco Gil Hellín, ha presidido la solemne misa vespertina de la Cena del Señor. Una celebración que “conmemora la Última Cena de Jesús, cena que se hace presente en la eucaristía” y que lleva a los cristianos a “servir de una manera efectiva y servir por amor”, como ha destacado el arzobispo en su homilía. Un servicio que todos pueden hacer sin “ir muy lejos de nuestra familia, ambiente de trabajo o ambiente social”, pues “todos conocemos a personas necesitadas” a las que ayudar, ha recalcado.

 

Tras la misa, se ha procedido al traslado del Santísimo Sacramento hasta el monumento instalado en la Escalera Dorada, donde puede ser velado por los fieles hasta la tarde de mañana Viernes Santo.

Comentarios

Comentarios: 1

  1. Un cofrade mas

    Es un poco sorprendente que solo los porteadores de Jesus con la Cruz a Cuestas arranquen la ovación de los burgaleses, mientras los costaleros de Nuestra Señora de los Dolores se limitan a bailar el paso de La Virgen sin que nadie se de cuenta según este relato tan imparcial.
    Entre la Archidiocesis, la Junta de Semana Santa y el resto de jefes y jefecillos vais a conseguir cargaros otra vez La Semana Santa Burgalesa


Danos tu opinión