Ministros para “darse cada día”

La catedral de Burgos se quedó pequeña para acoger a los numerosos fieles y sacerdotes que participaron en ordenación de tres nuevos presbíteros y cinco diáconos. El arzobispo les animó a todos a ser responsables en sus nuevos ministerios y dar la vida por los hermanos.

 

<
>

 

Una abarrotada catedral fue el escenario escogido para celebrar en la jornada de ayer la solemne eucaristía en la que fueron ordenados cinco diáconos y tres sacerdotes. Con la imposición de manos del arzobispo, Eduardo DoradoFélix Díez y fray José Luis Galiana se convirtieron en sacerdotes, mientras que Luis Renedo, Eduardo María Pérez, Juan Antonio Cabrera, Enrique Díez y David Jiménez recibieron el sagrado orden del diaconado.

 

En su homilía, el arzobispo, Francisco Gil Hellín, destacó que el de ayer fue un gran “momento de fiesta para toda la diócesis” al contar con nuevos ministros que se encarguen de la evangelización y la atención a los pobres. Una atención que se desarrollará ahora, además, a través del ministerio que realicen los dos primeros diáconos permanentes, Díez y Jiménez: “Gracias a ellos y a los que vendrán después –dijo el pastor de la diócesis–, el arzobispo contará con colaboradores sobre todo en el ministerio de la caridad”. Una labor que también pidió realizar diligentemente a los otros tres jóvenes que recibieron el diaconado de modo transitorio, con vistas a una futura ordenación sacerdotal.

 

A los nuevos presbíteros les animó a ser buenos pastores, siendo conscientes de que “será el mismo Cristo quien actúe a través vuestro”, ya que el ministerio que reciben “no es un barniz externo, sino que confiere una identidad total con Cristo sacerdote”. De ahí que les animara insistentemente a “dar su vida cada día por los hermanos” como hizo él. Es más, les dijo, “ser sacerdotes y no dar la vida cada día es una contradicción”.

Primeras misas

Tras su ordenación, los nuevos presbíteros presiden a lo largo del día de hoy sus primeras eucaristías. Fray José Luis Galiana lo hará en el monasterio de San Pedro de Cardeña, mientras que el lugar escogido por Félix Díez es la parroquia de su pueblo, Paules del Agua. Por su parte, Eduardo Dorado presidirá su primera misa en la parroquia de Nuestra Señora La Real y Antigua de Gamonal.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión