Un día para recordar a Andrés Manjón

Esta tarde, la catedral acogerá una eucaristía en recuerdo por el padre Manjón, sacerdote burgalés que revolucionó la pedagogía de su tiempo y siempre trabajó por la educación de los niños y jóvenes, además de entregarse a la formación de los profesores. Las cuestiones sociales siempre fueron una preocupación para él, y se volcó en cambiar la situación de los más marginados de la sociedad.

La asociación manjoniana de Burgos, coincidiendo con la festividad del apóstol san Andrés, celebra esta tarde (a las 19:30 horas) una misa en recuerdo del sacerdote y pedagogo burgalés don Andrés Manjón. El acto tendrá lugar en la capilla de Santa Tecla de la catedral y estará presidida por Alejandro Millán, consiliario de la asociación.

¿Quien era el padre Manjón?

Educador de una pieza y un sacerdote cabal y entregado, Manjón entendía la pedagogía como una reacción contra la pasividad del alumno. Destaca su obra «El maestro mirando hacia fuera o de dentro afuera»(1923); donde considera al maestro como luz de las virtudes y formador de hombres conscientes de sus deberes. En «Hojas paterno-escolares» trata sobre la educación en el seno de la familia, mientras que en «El catequista» sitúa al catecismo como eje en torno al cual gira toda la educación. En «Hojas históricas del Ave-María» habla con amenidad sobre la fundación de sus escuelas con interesantes notas sociales y pedagógicas.

 

andres manjon 2Nació el 30 de noviembre de 1846 en Sargentes de la Lora, y en su educación tuvo un papel importante su tío, párroco de esta localidad, además de su madre, quien le animó a asistir a la escuela y recibir la enseñanza básica. Durante sus años como estudiante y a su paso por el seminario de Burgos, pudo experimentar los métodos arcaicos y duros de enseñanza de la época. Decidió dejar la carrera eclesiástica y marchar a Valladolid, donde abrió una escuela de enseñanza secundaria en que practicar nuevos métodos pedagógicos.

 

 

Tras opositar dos veces a la Universidad de Salamanca ocupó su Cátedra de Derecho Romano. En 1874 llega a Madrid al Colegio San Isidoro y continuó sus estudios en la Academia de Jurisprudencia y Legislación. En 1878 ganó por oposiciones la cátedra de Disciplina Eclesiástica en la Universidad de Santiago de Compostela. En 1880, y tras una vacante, le conceden la misma cátedra en la Universidad de Granada, ciudad donde se instaló ya para el resto de vida, hasta que falleció el 10 de julio de 1923.

 

En 1885 se ordena sacerdote, y tres años después comienza a trabajar por la educación de los niños analfabetos de Granada. Funda entonces las Escuelas del Ave-María, a las que dedicará todas sus fuerzas, dinero y empeño. Su revolucionario método pedagógico le llevará a abrir nuevas escuelas por diversas provincias españolas. Además, daba mucha importancia a la formación de los maestros, a los que consideraba formadores o deformadores de caracteres.

 

En cuanto a su carácter, destacó por su humildad y personalidad sobria. Desde muy joven se hablaba de su sencillez, responsabilidad y seriedad,  y profesor y sacerdote, fue concienzudo y ejemplar.

 

Bajo el punto de vista social, España era una preocupación para don Andrés Manjón, que en 1908 escribió magistralmente como catedrático de Derecho un trabajo sobre acción social del clero español, que fue publicado en el Boletín Oficial del Arzobispado de Granada. En él abordaba la existencia de diversos problemas sociales, cómo tomar parte de su estudio y solución. Y lo resumía con estas palabras: «Hacer algo e la plaza, en la Escuela, en la Universidad, en la asociación, en la prensa, donde podemos colaborar con las demás clases, para coeducar y mejorar, redimir y salvar al pueblo y especialmente a los pobres».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión