La delegación de pastoral de la salud anima a llevar la Buena Noticia a los enfermos

La delegación de pastoral de la salud en Burgos trabaja durante todo el año para formar a voluntarios que acompañen y cuiden de los enfermos, promoviendo campañas e iniciativas de oración y apoyo a las personas enfermas.

 

La iglesia española celebró la pasada semana la Pascua del Enfermo. La iniciativa es promovida desde 1985 por el departamento de pastoral de la salud de la Conferencia Episcopal para dedicar el sexto domingo de Pascua a los enfermos.

 

Felipa Pozo, delegada de pastoral de la salud en Burgos, afirma que desde la resurrección la enfermedad y el dolor adquieren una visión distinta ya que «Cristo resucitado recoge todo el sufrimiento de los enfermos, lo une al suyo y lo transforma, de tal forma que ver a Cristo Glorioso después de haberle visto sufrir es un estímulo y además es una esperanza ya que ése va a ser nuestro destino final».  Y es que, según Felipa, la Pascua de los enfermos se nos presenta como «el camino que vamos a seguir, la luz que vamos a encontrar en él y Cristo Resucitado se hace también presente en la vida de los enfermos animando su caminar».

 

En 1992, San Juan Pablo II institucionalizó un día para los enfermos, el 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes. La iglesia española unió esta fecha a la fiesta de la Pascua, dando lugar a la campaña del enfermo. Campaña que se da únicamente en España y que este año lleva por título: «María icono de confianza y el acompañamiento». El lema de la campaña es «Haced lo que Él os diga» y viene a reforzar el papel de María, de su confianza en Jesús y de la sensibilidad hacia las necesidades de los hombres.

 

La delegación de Pastoral de la Salud lleva organizando desde febrero una serie de actos para tener presentes a los enfermos. En el mes de febrero y marzo han tenido lugar unos cursos de formación destinados a los agentes de pastoral, de voluntariado, de las parroquias y de otros centros. «Estos cursos sirven para acompañar y ayudar a su formación, motivándoles y ayudándoles para que la fuerza del Espíritu anide en ellos y puedan realizar esa tarea que la iglesia les encomienda», señala Felipa.

 

Por otro lado, ha tenido lugar una jornada diocesana del enfermo para orar por ellos y se ha unido la fiesta de la Pascua del Enfermo con el jubileo de los enfermos mediante actos de misericordia en el Hospital de San Juan de Dios. Así mismo, el pasado domingo todos los sacerdotes llevaron a cabo una acción concreta dedicada a los enfermos.

 

La delegación de pastoral de la salud de Burgos anima a que en las parroquias se formen grupos de voluntariado que lleven la buena noticia a los enfermos. Además, cuenta con un equipo de asistencia religiosa para paliar el sufrimiento y acompañar a los enfermos en los hospitales. Su tarea en definitiva es apoyar todo aquello que dignifique a la persona.

 

 

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión