La historia de la catedral, al alcance de todos

El Archivo catedralicio de Burgos es uno de los fondos documentales capitulares más ricos del país. En él se conservan documentos, legajos, libros y volúmenes que dan testimonio del paso de la historia por el primer templo de la diócesis. Todo un legado documental que está a disposición de burgaleses, historiadores e investigadores que lo deseen.

 

<
>

 

La historia del Archivo de la catedral comienza en 1075, en el momento de la restauración de la antigua sede de Oca, en Burgos, en tiempos de Alfonso VI, quien dispone en ese año su traslado definitivo a Burgos. Es entonces cuando se empieza a reunir y conservar en la catedral los documentos referentes a la vida diocesana y capitular. «Sin embargo conserva documentación anterior a esta fecha, concretamente el documento original más antiguo es del año 974», explica Matías Vicario, archivero diocesano y responsable del fondo documental de la seo.

 

Continuando con su historia, en el siglo XI tendrá lugar una época floreciente en cuanto a donaciones reales y particulares, y ya en el siglo XIII la documentación alcanza tal volumen que se empieza estudiar la mejor manera de gestionar su custodia y conservación. Con esta idea, en 1250, el cardenal Gil Torres, en sus constituciones manda hacer un inventario de todos los documentos y privilegios de la catedral. Esto fue ratificado años más tarde por Inocencio IV, lo que motivó la construcción del arca llamado «Cofre del Cid», donde se guardaban los documentos más antiguos. En el siglo XV, una decisión capitular de 1474, manifiesta la necesidad de realizar inventarios de los fondos documentales; y en el siglo XVI se encomienda al capiscol la labor de organizar, cuidar e inventariar los documentos.

 

En la segunda mitad del siglo XVIII tiene lugar la gran reestructuración del archivo llevada a cabo por Lorenzo Manuel de Cueto y Latorre, quien se ocupará de la catalogación, composición y ordenación del archivo, todo bajo la supervisión del canónigo archivero Pedro Sotovela. Una tarea que se da terminada en 1785.

 

Durante mucho tiempo, el archivo estuvo situado en la sacristía, y cuando el volumen documental fue mayor, se trasladó en 1586 a una dependencia dentro del claustro, en el lugar que hoy ocupa la sala capitular. Posteriormente se acordó habilitar un espacio propio para la guarda y custodia de los documentos. La obra del archivo se confió a fray Martín de la Haya, quien la terminó en 1596, fecha en la que se trasladaron los documentos a la sala capitular y donde continúan hasta hoy.

Un trabajo constante

En la actualidad, es uno de los archivos capitulares más importantes de España. Matías hace recuento de todo lo que se puede encontrar en él: «El Archivo está organizado en diversas secciones;  las más importantes son la de Volúmenes (395-1890), con 80 legajos; Libros (804-1946) con 151 volúmenes manuscritos; las Actas capitulares (1391-2016) con 177 registros; los llamados Libros Redondos (1352-2016), con 479 documentos; Rentas de Préstamos (1594-1836) con 98, así como los archivos de las distintas capillas, Santa Casilda, Barrantes y Colegio de Santa Cruz o Niños de Coro». Entre la muy variada documentación que se conserva en estos fondos se encuentran también las bulas pontificias, privilegios reales, carta de Arras del Cid, Cronicón Burgense, sínodos, abadías etc.

 

La labor de conservación de la historia documental del primer templo de la diócesis es amplia y en la actualidad también requieren una apuesta decidida por su conservación y publicación: «Desde 1994 un equipo de trabajo de doctores, licenciados e informáticos está llevando a cabo un gran proyecto de Catalogación e Informatización de los documentos», cuenta Matías. «En este momento son cerca de 200.000 los documentos catalogados e informatizados, correspondientes a las secciones de Volúmenes, Libros y Actas Capitulares y el archivo de la Capilla de los Condestables». Todo un trabajo documental que, además, está al alcance de todo aquel que quiera visitarlo, ya que el Archivo está abierto al público de lunes a viernes de 16:00 a 19:00 horas, y toda la documentación catalogada se puede consultar en internet en la página de www.fundacioncajacirculo.es.

Comentarios

Comentarios: 1

  1. ROGER LOUIS MARTINEZ-DAVILA

    Que historia tan rica y gracias por sus esfuerzos!


Respuestas a ROGER LOUIS MARTINEZ-DAVILA

Clic para cancelar respuesta.