“El belén nos recuerda que Dios vino al mundo para quedarse con nosotros”

María del Carmen y Andrés son unos grandes apasionados de los belenes, tanto, que cuentan con una de las colecciones más grandes del mundo, con ejemplares procedentes de diversos países y realizados en diferentes materiales. Una colección que puede visitarse en la parroquia de San Nicolás de Burgos estos días, y que ayuda a los visitantes a centrar la celebración de la Navidad en el nacimiento de Jesús.

 

BELEN ESPECIAL

María del Carmen y Andrés, con uno de sus belenes.

 

María del Carmen y Andrés Rodrigo Calvo, son hermanos, nacidos en Cardeñadijo (Burgos) y en Madrid, respectivamente. Ambos han compartido profesión como maestros de enseñanza primaria,  que han ejercido desde los años 60 hasta su jubilación. Actualmente Andrés es sacristán en la parroquia de San Nicolás de la capital burgalesa y María del Carmen colabora con la parroquia de su pueblo natal, Cardeñadijo. Los dos hermanos son desde niños grandes amantes del Belén, que plasman en una de las mayores colecciones de belenes de todo el mundo, con más de 3.000 de distintos tamaños y países de procedencia. Un amor a los belenes que se ha incrementado con el paso de los años.

 

Según cuentan los hermanos, esta afición por los belenes nació por tradición familiar: «Nuestros padres nos inculcaron el cariño a la Sagrada Familia y todos los años en nuestra casa poníamos el belén, era un momento muy especial para nosotros y la Navidad el tiempo mas bonito del año». Pero poner el belén no se queda para ellos en un simple afición ni en cumplir co una costumbre, sino que este es un reflejo  del amor de quienes lo ponen hacia Jesús, un reconocimiento hacia Dios que se hace hombre. «La figura de Jesús se ha desarrollado en torno a la Pasión, la Resurrección y los momentos destacados de su vida, pero en un niño que nace tiene mucho de especial, de ternura y de sencillez de un Dios que se hace pequeño».

 

Y es que  el Niño Jesús es el centro del nacimiento, es lo más importante y, según María del Carmen y Andrés, «debe ser una figura un poco más grande que el resto para resaltar su importancia. Es curioso que en algunos belenes el Niño es lo más pequeño cuando debe ser al contrario». Además , ellos son partidarios de no poner esta figura hasta el día 24 de diciembre por la noche, que es cuando nace, para que suponga algo nuevo que surge en el belén desde ese momento.

 

Tanto María del Carmen como Andrés reconocen que cada vez se ponen menos belenes, incluso en las familias cristianas, «porque nos cuesta y es más fácil poner un árbol con los adornos incorporados y ya está. Todo lo que supone esfuerzo lo dejamos a un lado. Para algunas personas, el Niño Jesús pasa desapercibido en la Navidad, solo nos acercamos a Dios cuando lo necesitamos, en los momentos trágicos o difíciles de la vida». Pero al mismo tiempo ve con optimismo que el belén está muy vigente todavía y sigue habiendo personas «que lo viven y lo sienten, algunos se pasan el año diseñando el belén de las navidades y hay gente que pone belenes espectaculares, desde empresas, comercios, asociaciones belenistas, etc, el belén sigue muy vivo». Y para que siga vivo, ven imprescindible que la ilusión por el belén se transmita a los niños, tarea primordial de los padres. «Si los padres no ponen el belén ni llevan a sus hijos a visitar otros belenes, la batalla está perdida. Hay muchas opciones de poner el belén en casa y hacerlo divertido y bonito para los niños El niño que fabrica su propio belén termina amándolo».

Belenes de todo tipo

A la hora de valorar los aspectos fundamentales que componen un belén, María del Carmen y Andrés, además de señalar la importancia de los tres personajes principales, Jesús, María y José, destacan las expresiones de los rostros en las figuras: «Es un aspecto que ahora no se cuida demasiado, con figuras de plástico y muchas veces inexpresivas y mal elaboradas. El belén debe tener vida propia, expresiones y gestos de las figuras, de cariño, de sorpresa, de esfuerzo y de generosidad». Y por supuesto, consideran muy importantes otros dos detalles: los Reyes Magos y la adoración de los pastores.

 

En cuanto a su colección de belenes, los hermanos hablan de las piezas que los visitantes podrán encontrar estos días en que están expuestos. «Tenemos todo tipo de belenes, hay uno hecho con azúcar, otro está tallado en granos de arroz, tenemos uno muy interesante realizado a ganchillo, otros en forma de rosario, hay un belén hecho con lápices…. Hay de todo, pero existe un denominador común en todos ellos, una especie de mensaje conjunto, que es el aviso de que Dios viene al mundo  y nace como un niño para quedarse con nosotros».

 

Y a ese niño le dirigen sus peticiones para este año. En primer lugar, que haya entre las personas, «que se vayan los odios y las envidias que son el origen de todos los males». También piden fuerza para que los cristianos sepan defender su fe y cultura, «que no nos avergoncemos de lo que somos y llevemos con dignidad nuestras creencias. Que nos esforcemos por ser cada día mejores y que seamos capaces con nuestro ejemplo de allanar el camino a Jesús para la conversión del mundo. Y desde  luego, aprovechamos esta oportunidad para desear a todos los burgaleses una Feliz Navidad de todo corazón».

 

Comentarios

Comentarios: 1

  1. Felix-Carmelo Garcia

    Magnífico. Cuanto me agradaría conocerlo y visitarlo. Ante todo vaya nuestra FELICITACIÓN por la buena adicción. Estoy a su disposición como belenista que también llevo muchos años y coleccionista. Cordiales saludos.


Danos tu opinión