La comunidad ortodoxa de Burgos comienza la construcción de su nuevo templo

Esta mañana se ha bendecido el terreno y la primera piedra de la futura iglesia, en estilo maramures. Al acto ha asistido el vicario general en representación del arzobispo.
<
>

 

La parroquia ortodoxa rumana Santos Apóstoles Pedro y Pablo ha celebrado hoy la bendición del terreno sobre el que se asentará la primera iglesia ortodoxa en la ciudad. Ubicada en la calle Navas de Tolosa sobre un terreno cedido por el Ayuntamiento de Burgos, la comunidad ortodoxa ha colocado esta mañana la primera piedra de un templo que se construirá al estilo «maramures», es decir, con gran protagonismo de la madera.

 

Al acto han asistido numerosos miembros de la comunidad ortodoxa de la ciudad, así como el obispo ortodoxo rumano en España y Portuga, Timotei, acompañado de sacerdotes ortodoxos y otros católicos que han querido sumarse a su celebración, entre los que se encontraba el vicario general, Fernando García Cadiñanos, quien ha acudido al acto en representación del arzobispo.

 

Después de diez años funcionando como parroquia en la ciudad, el acto de hoy supone para la comunidad ortodoxa «un gran proyecto que va a marcar tanto nuestra historia como la de esta comunidad española que nos ha recibido con tanta apertura y en la cual nos hemos integrado». En palabras de su pope, Claudiu Niocara, la construcción de la nueva iglesia se debe a la «ayuda de Dios y de nuestros patrones espirituales».

 

Con el acto de hoy la comunidad ortodoxa de Burgos ve culminado uno de sus principales sueños, la construcción de un templo propio donde celebrar sus liturgias. Hasta la fecha lo habían realizado en algunos locales cedidos por la Iglesia burgalesa, como la parroquia de la Ventilla y la iglesia de las Trinitarias.

Comentarios

Comentarios: 1

  1. Antonio

    Hoy domingo pasaba delante del convento de las Trinitarias de Burgos. Escuché un inconfundible canto ortodoxo y entré en la iglesia. Estaban celebrando la misa. No entendí una palabra porque es en rumano, pero sólo por escuchar el coro, merece la pena asistir. Me pareció que la liturgia se sigue celebrando como hace muchos años o siglos…El sacerdote de espaldas a la asamblea, reza con frecuencia mientras el coro canta… Sin embargo observé muy buena participación de la gente, tanto en el rezo como en las canciones. Supongo que con la nueva iglesia les irá mucho mejor. ¡Éxitos!


Respuestas a Antonio

Clic para cancelar respuesta.