«La Semana Santa nos plantea una reflexión sobre el sentido de nuestra vida»

Numerosos cofrades participarán en la Semana Santa de Burgos ofreciendo su esfuerzo para recordar la Pasión y Resurrección de Cristo. Miguel Ángel Ramón López es uno de ellos.

 

MOGUEL ANGEL 1

 

Miguel Ángel Ramón López nació en Madrid en 1959, aunque desde el año 1986 vive en Burgos capital donde trabaja como farmacéutico militar. Pertenece desde 2001 a la Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a Cuestas, de la parroquia de San Cosme y San Damián, en la que su función es costalero. Cuenta que se unió a esta cofradía a través de Felipe Nebreda, el prior de la misma, «a quien expuse que el día en que sacaran las imágenes en procesión, a hombros, en vez de hacerlo sobre ruedas, me haría miembro de la hermandad. Puso en marcha un proyecto de costaleros y desde entonces aquí estoy».

 

Casado y con tres hijos, todos ellos pertenecen también a la cofradía. El incremento de costaleros en los últimos años en esta cofradía burgalesa, ha sido notable, pasando de 30 costaleros a 66. Para Miguel Ángel, participar activamente en la Semana Santa burgalesa «ha supuesto vivir un compromiso y una cercanía mayor a Cristo. Además me ha permitido reflexionar más profundamente sobre mi vida en su día a día y conocer gente de todo tipo, tanto en edades como actividades, todos con un mismo compromiso aunque para cada uno resulte diferente y se viva de maneras distintas». También destaca que esta vinculación le ha permitido inculcar en sus hijos una serie de valores fundamentales. Y es que para él, pertenecer a una cofradía va más allá de la Semana Santa: «Yo pretendo mantener viva mi fe día a día y eso debe traducirse en el comportamiento con los demás, en compartir con ellos sus sufrimientos y sus alegrías. Ser cristiano se demuestra en el día a día, en todo momento y circunstancia y la cofradía supone un refuerzo más en el compromiso como cristiano». Añade que además, «vivir la Semana Santa desde dentro es muy gratificante, para hacer oración y para aprender a ofrecer nuestro esfuerzo».

 

Tiempo de recogimiento

 

Cuando sale a las calles portando el paso, son muchas las cosas que le vienen a Miguel Ángel a la cabeza. «Es como si estuviésemos ofreciendo ese esfuerzo a los demás y es un esfuerzo que te llena plenamente, un sacrificio que es verdad que se ofrece a otros, pero que también sirve a uno mismo. Cuando veo a la gente emocionarse al paso del Cristo que portamos, esa emoción también me llega a mi. Y cuando intento compartir con el Señor su sacrificio, me doy cuenta de que no es comparable, que lo que sufrió Jesús al dar la vida por los demás, no admite comparación con nada que yo pueda hacer y solo me queda ofrecerle lo que hago como un homenaje a su entrega por nosotros».

 

Miguel Ángel quiere recordar que por encima de todo, la Semana Santa es un tiempo de recogimiento y de reflexión personal, «que nos debe hacer pensar sobre nuestra vida, nuestro día a día. A veces se nos olvida que estamos aquí de forma temporal, que tenemos un sentido trascendente y que nuestra misión es hacer felices a los demás. El ejemplo de vida es Jesús, que nos muestra el camino y lo que debe ser nuestra escala de valores. Muchas veces perdemos el tiempo y el sentido de nuestra vida, porque equivocamos nuestra escala de valores. La Semana Santa nos muestra un Dios que da la vida por nosotros y lo hace por amor, con un sentido de trascendencia, porque el destino final es la resurrección».

 

Además también participa en la procesión del Cristo de la Salud, recuperada recientemente y que se desarrolla con un gran recogimiento. Sobre la Semana Santa Burgalesa, Miguel Ángel señala que «tenemos un número de procesiones óptimo y no debemos saturar con muchas más porque lo importante no es intentar ponernos a la altura de otras ciudades, ya que cada una tenemos nuestra Semana Santa propia, sino mantener el verdadero sentido cristiano más allá del aspecto turístico y económico, que está muy bien, pero que no es la base ni debe ser la finalidad».

Comentarios

Comentarios: 1

  1. Mª Pilar Nieto Arranz

    Bravo por Miguel Angel. Es la manera autentica de ser un cristiano. Además de vivir una Semana Santa desde el sacrificio, es seguir viviendo en el día a día, la vida de un discípulo de Cristo. Que no es de unos días y se acabó. Y el valor de transmitirlo a sus hijos, desde su ejemplo, Que Dios le siga ayudando y siga con ese tesón


Respuestas a Mª Pilar Nieto Arranz

Clic para cancelar respuesta.