Recordando el momento en que Cristo instituyó la eucaristía y el sacerdocio

Este Jueves Santo la catedral ha acogido la solemne misa vespertina en que el arzobispo ha recordado el amor de Cristo a su pueblo, por el que se entregó.

misa jueves

 

Este Jueves Santo ha tenido lugar en la catedral la celebración la misa vespertina de la Cena del Señor. La Eucaristía ha sido presidida por el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez Vegas, quien ha transmitido a los presentes que en estas fechas celebramos aquellas verdades “de las cuales brota todo el ser cristiano: La muerte y la Resurrección de Jesucristo. La Resurrección da sentido a todo el año litúrgico y sobre todo, a nuestro vivir cristiano”.

 

Ha recordado también que estos días tienen dos hitos principalmente: “El Amor y nuestra proyección hacia más allá de esta vida. Y son las realidades que estos días Dios nos refleja en su Hijo, el Amor y la Resurrección”. Sobre la lectura del Evangelio, que en este día remite a la Última Cena, don Fidel ha comentado que es “su cena de despedida, su cena de testamento. Jesús tiene a lo largo de su vida dos momentos de testamento; este es uno, y otro es en la cruz. y es que Jesús no amó hasta el extremo, hasta que se entregó a sí mismo y para siempre. Estas son las características del amor verdadero, total y para siempre”.  “No sólo instituye en la Última Cena la eucaristía, sino que también instituye el sacerdocio, pues otorga la capacidad de realizar este acto a aquellos que deben continuar para que esta eucaristía se siga celebrando, dando la oportunidad de que siga hasta el fin de los tiempos”. El arzobispo ha concluido animando a los fieles a vivir coherentemente este amor e implicarnos en la vida entregada de Cristo y vivir con todas las consecuencias esta entrega.

 

Tras la homilía, el pastor de la diócesis ha procedido a lavar los pies a los chicos de la Escolanía de los Pueri Cantores, rememorando el acto que llevó a cabo Jesús con sus discípulos. El templo ha estado lleno de numerosos fieles, y al finalizar la ceremonia se ha procedido a trasladar el Santísimo Sacramento hasta el monumento instalado en la Escalera Dorada. Tras esta celebración, ha comenzado la procesión del Encuentro, protagonizada por los pasos de Jesús con la Cruz a Cuestas y Nuestra Señora de los Dolores.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión