El Círculo de Silencio alza la voz contra los mitos y mentiras sobre los migrantes

Los participantes clamaron por una política justa y simbolizaron su compromiso y solidaridad colocando velas en la patera que esta Navidad alojó al belén migrante.
<
>

 

El Círculo de Silencio, convocado por la delegación diocesana de Pastoral de Migraciones, Cáritas, Atalaya, Casa de Acogida de las Hijas de la Caridad y Confer, alcanzó ayer su 60 edición en el paseo de Atapuerca. El lema elegido fue «Por una política justa con los migrantes» y se puso especial acento en la necesidad de «desmontar las mentiras y mitos contra los migrantes, sobre todo en el ámbito público». «Frente al discurso del miedo defendamos el derecho de toda persona a emigrar y también a no tener que emigrar por necesidad. No dejemos pasar ninguna ocasión para mostrar que los inmigrantes son siempre una riqueza para el país que los recibe, que de hecho son una necesidad para nuestra economía y por eso se les fuerza a emigrar», rezaba el manifiesto que se leyó durante el gesto público.

 

«Estamos comenzando un nuevo año en el que puede aumentar la justicia con los migrantes o, por el contrario, puede aumentar la persecución y criminalización que ya vienen sufriendo. En nuestras manos está empujar hacia uno u otro lado. Este nuevo año es un año claramente electoral. Debemos prepararnos para que los discursos políticos contra los inmigrantes aumenten», alertaron. «Ya lo estamos viendo en Estados Unidos y la postura del presidente Trump respecto al muro y los inmigrantes, así como en Italia, en el resto de Europa… y aquí en España se cultiva cada vez más el miedo al migrante, cada vez se les culpa más descaradamente de los problemas sociales que tenemos. Los resultados electorales en Andalucía se deben en parte a esto».

 

En el manifiesto se citaron también palabras de Luis Argüello, secretario general de la Conferencia Episcopal: «Nosotros somos el pueblo del Padrenuestro, somos hijos y hermanos, subrayando la dignidad de cada uno. Estamos de acuerdo en que las migraciones hay que regularlas, pero desde un principio, desde la acogida especialmente de aquellos que huyen de la dificultad, la injusticia o el hambre».

 

Los participantes en el Círculo simbolizaron su compromiso colocando velas en la patera que esta Navidad ha alojado al belén migrante situado en la plaza de Santo Domingo, «representando que queremos estar con ellos, queremos subirnos a la barca de la solidaridad y la justicia».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión