Don Fidel Herráez: «Sois vosotros los que estáis convocando esta Asamblea»

La Facultad de Teología ha acogido esta tarde la IV Jornada Diocesana de Formación, la primera gran cita del curso pastoral, con el lema «Caminemos alegres con Jesús»
<
>

 

Más de doscientos miembros de delegaciones sectoriales, de movimientos y asociaciones, religiosos, sacerdotes y agentes de pastoral en parroquias y arciprestazgos han participado hoy en la primera gran cita del curso, la Jornada Diocesana de Formación, que ha alcanzado su cuarta edición y ha tenido su epicentro en la inminente Asamblea, que se iniciará oficialmente el próximo 9 de noviembre con el XII Encuentro Pastoral Diocesano.

 

En la Jornada, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, ha presentado su Carta Pastoral «Se puso a caminar con ellos. Somos Iglesia que camina con Jesús», en la que explica las circunstancias y motivaciones que, después de más de tres años de visita pastoral en la que visto «palpitar» la vida de 550 parroquias (el 85% de la población), le han llevado a convocar esta reunión extraordinaria de todo el Pueblo de Dios. Durante su visita canónica, don Fidel ha tenido la oportunidad de conocer distintas realidades y constatar algunos desafíos que debe enfrentar la Iglesia en Burgos, tales como la atención pastoral en el mundo rural, la ausencia de jóvenes en el ámbito eclesial, la implicación de los cristianos en la esfera pública, la necesidad de una acción social percibida como obra de toda la diócesis y en equilibrio con las otras dimensiones de la vida eclesial, promover una pastoral vocacional que salga al paso de la disminución del número de sacerdotes y religiosos, un laicado adulto y un patrimonio que siga cumpliendo con su aportación a la evangelización.

 

 «Los datos que aparecen en esta carta pastoral no me los he inventado. El Señor también nos habla a través de los signos de los tiempos, en los que tenemos que leer presencia o ausencia de Dios», ha argumentado. Es este contacto con la realidad cotidiana la que le ha llevado a convocar la Asamblea, hasta el punto de que ha manifestado que «sois vosotros quienes me habéis llevado a la necesidad de plantearla, sois vosotros la que la estáis convocando». Don Fidel ha invitado a vivir con ilusión este acontecimiento apelando al presente y al futuro: «La Iglesia en Burgos tiene un pasado que agradecer, pero tenemos que vivir creativamente el presente, vivirlo comprometidamente para seguir abriendo surcos de futuro».

 

Tras la intervención del arzobispo, se ha hecho un repaso del proceso desarrollado hasta el momento para preparar la Asamblea (consulta a los distintos organismos diocesanos, constitución de la Secretaría y la Comisión Teológico-Pastoral, elaboración del reglamento por el que se regirá) y se ha informado de cuáles serán los próximos pasos.

 

Un análisis realista de la sociedad actual

 

La jornada ha concluido con una una ponencia del sociólogo Juan María González-Anleo Sánchez,  quien ha presentado las luces y sombras de la sociedad española actual y ha esbozado hacia dónde caminamos. Como dato poco halagüeño, ha aludido a un estudio que rebela que España es el segundo país más infeliz del mundo y el más infeliz de toda Europa. El sociólogo ha expuesto una serie de razones que lo explicarían: trabajos temporales con sueldos miserables, que no permiten llegar a fin de mes; una juventud que no puede ni tener hijos (en un futuro no muy lejano la gente tendrá que pedir una hipoteca no para comprar una vivienda sino incluso para tener un hijo). No todo es negativo: el ponente ha apuntado algunos valores persistentes y emergentes: la solidaridad como un valor destacable español; el feminismo, «un valor emergente muy potente», la tolerancia y la inclusión, muy relacionada con la anterior.

 

González-Anleo se ha referido también a la «deserción social» (existe muy poco tejido social en España, tanto entre adultos como entre jóvenes) y «la miseria política». Y, por último, ha hablado de religión. España es uno de los países que menos importancia le concede a la religión y están descendiendo, sobre todo, los católicos practicantes (la asistencia a misa es una de las más bajas de toda Europa). El sociólogo ha señalado, además, que se está produciendo un pequeño cisma entre la Iglesia de base y la jerarquía, de modo que aquella «tiene que pasar un poco de lo que dice la jerarquía eclesial si lo que quiere es realmente vivir como cristianos de verdad».

 

Ver galería

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión