Hurones, Riocerezo, Robredo y Rublacedo de Arriba reciben la visita pastoral del arzobispo

El pastor de la diócesis prosigue así con su visita canónica a las parroquias de la diócesis.
<
>

 

El pasado sábado, el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, se desplazó hasta la unidad pastoral de Riocerezo, cercana a la capital, para proseguir allí su visita pastoral a la diócesis, un requerimiento que exige el Código de Derecho Canónico para todos los obispos y con la que el prelado burgalés ha podido conocer, si no la totalidad del territorio, sí al menos el 80-85% de la población de la provincia.

 

Acompañado en todo momento por el párroco, Jesús María Villaverde, el arzobispo visitó las localidades de Hurones, Riocerezo, Robredo y Rublacedo de Arriba. En cada pueblo, y en el marco de una paraliturgia, saludó a los numerosos vecinos que se congregaron en la iglesia para trasmitir al pastor diocesano sus preocupaciones y anhelos. Don Fidel, por su parte, no se cansó de escuchar y responder a sus peticiones y de rezar por todos los difuntos que dieron vida a esos pueblos. En la iglesia de Riocerezo presidió la eucaristía, donde animó a los presentes a cumplir con el «testamento espiritual de María»: «hacer lo que Jesús nos diga».

 

En palabras del párroco, «las gentes de estos pueblos esperaban con ilusión», e incluso «con entusiasmo, la llegada de su obispo». «Y esa ilusión no quedó defraudada en momento alguno», revela. Fue, según relata, «un día de alegrías y entusiasmos que para muchos será inolvidable».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión