Del despacho parroquial al claustro del monasterio

Quien fuera hasta 2017 sacerdote diocesano, Benigno Sáinz Arnáiz, realizó el pasado domingo su profesión temporal en el monasterio de Silos.
<
>

 

El pasado domingo 20 de octubre, coincidiendo con la fiesta de la dedicación de su iglesia abacial, la comunidad benedictina de Santo Domingo de Silos acogía la profesión temporal de uno de sus hermanos, Benigno Sainz Arnáiz, quien solicitó hace algunos años el ingreso en el monasterio después de haber ejercido el ministerio sacerdotal en la diócesis de Burgos. Ahora, pasarán tres años hasta que haga la profesión solemne cumpliendo con los votos que profesan los monjes de esta comunidad: obediencia, estabilidad y conversión de costumbres.

 

Nacido en 1956 y ordenado en 1983, Benigno ha ejercido el ministerio sacerdotal en Valdelucio, San Martín de Don, Briviesca y en el Seminario Diocesano de San José, donde fue director espiritual. Últimamente fue párroco en Palacios de la Sierra, Castrillo de la Reina, Moncalvillo de la Sierra y Vilviestre del Pinar. En 2017 ingresó en el monasterio silense y el pasado fin de semana realizó sus primeros votos temporales.

 

Experiencia monástica

 

La abadía de Santo Domingo de Silos cuenta en la actualidad con más de 30 hermanos y promueve cada verano una «experiencia monástica» a fin de ayudar en el discernimiento vocacional a hombres de entre 18 y 45 años que se están planteando su vocación a la vida contemplativa. Además, realizan numerosas iniciativas para dar a conocer su carisma  a través de páginas web, vídeos de YouTube y presencia en las redes sociales.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión