El arzobispo, a la vida consagrada: «Os quiero mucho, sois un don precioso para la Iglesia»

Religiosos y religiosas de la diócesis se han dado cita en la Catedral para participar en la celebración de la fiesta de la Presentación del Señor, Jornada de la Vida Consagrada.
<
>

 

«Os voy a hacer una declaración de amor: os quiero mucho, sois un don preciosísimo para la Iglesia». Han sido las palabras con las que el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, se ha dirigido a las religiosas y religiosos congregados en la Catedral para celebrar la Jornada de la Vida Consagrada, coincidiendo con la fiesta de la Presentación del Señor. Sin menospreciar a las diversas vocaciones «que tienen su raíz común en el mismo bautismo» –«el amor de Dios es tan desbordante que hay para todos», ha dicho–, el arzobispo ha querido trasladar a la vida consagrada de la diócesis su «más hondo y sincero agradecimiento» por la «riqueza inmensa» que suponen para toda la Iglesia.

 

Para el pastor de la Iglesia en Burgos, «la esencia de la vida consagrada solo se puede percibir desde el amor». De ahí que haya pedido a los religiosos «saborear el amor predilecto de Dios» que ha llegado «hasta sus corazones» y a «ponerlo a punto cada día», pues, de lo contrario, «el amor puede convertirse en una rutina o, incluso, en una esclavitud», ha revelado.

 

El arzobispo ha elogiado en varias ocasiones a la vida consagrada, a la que ha calificado como «un tesoro que vale más que todas las riquezas del mundo» y ha animado a los religiosos y religiosas presentes en la celebración a «concretar ese amor de Dios en el amor a los hermanos» en la variedad de los carismas que el Espíritu ha suscitado en las diferentes congregaciones a las que pertenecen.

 

Tras la homilía, los religiosos presentes en al celebración han renovado los compromisos de pobreza, castidad y obediencia que profesaron el día de su consagración. Ha sido el punto culminante de una eucaristía que comenzaba con la tradicional bendición de las candelas y procesión por las naves del templo catedralicio. Junto al arzobispo han concelebrado sacerdotes de algunas congregaciones religiosas de la ciudad, así como el presidente de la Confederación de Religiosos, el carmelita Ezequiel García Rojo, y el vicario episcopal para la vida consagrada, el salesiano Amadeo Alonso.

 

Más: galería fotográfica de la celebración

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.