Un círculo de silencio contra el virus del racismo y la xenofobia

El paseo Sierra de Atapuerca reclamó ayer «una sociedad libre de racismos», donde «todos seamos humanos, todos hermanos, todos estemos conectados».
<
>

 

El pasado 25 de mayo en Minneápolis, Estados Unidos, George Floyd fue detenido por la policía y murió asfixiado. Desde entonces, la historia de este ciudadano negro se ha convertido en una bandera mundial contra la larga lista de atropellos racistas que siguen siendo aún actuales en muchos lugares del planeta. Por ello, también el primer círculo de silencio presencial desarrollado desde el inicio de la pandemia (se han realizado otros desde casa y con carácter virtual), quiso ser una «rotunda condena» a esta agresión, así como «todo tipo de racismo o exclusión», en palabras del papa Francisco.

 

Cerca de 70 personas se dieron cita en la tarde de ayer en el paseo Sierra de Atapuerca de Burgos para denunciar que «el racismo, la xenofobia y la intolerancia son problemas frecuentes en muchas sociedades, también en la nuestra». De hecho, el racismo también se ha colado en los miedos que provoca el coronavirus, convirtiendo a migrantes en transmisores de la enfermedad por sus trabajos como temporeros de la fruta en Aragón o Cataluña o por traer la Covid-19 en las pateras que continúan llegando a las costas españolas. Sin embargo, «no se reflexiona suficientemente sobre sus penosas condiciones de trabajo y el hacinamiento en sus viviendas» ni se dice «de dónde vienen y de qué infiernos huyen».

 

«El virus de la COVID 19 mata; el virus del racismo, de la xenofobia y de la indiferencia también mata. Ninguno de nosotros estamos libres», se leyó ayer en un manifiesto. «En el tema del racismo, cada uno de nosotros jugamos a diario un papel importante, ya sea contribuyendo a él, ya sea rompiendo prejuicios raciales y actitudes intolerantes. Antiguamente se hablaba de que había distintas razas humanas; hoy se ha demostrado que esto no tiene base científica, que somos una sola especie: la especie humana. Todos humanos, todos hermanos, todos conectados. Lo que atenta contra uno, atenta contra todos. Lo que beneficia a uno, beneficia a todos. ¡Construyamos una sociedad libre de racismos!», se invitó con convicción.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.