Lamentaciones y misereres dormidos desde el siglo XVIII volverán a sonar en la Catedral

El ciclo ‘La música dormida’ rescata joyas musicales del Archivo de la Seo en un concierto que tendrá lugar el domingo 24 de octubre, a las 20:15 horas en el altar mayor.

Burgos Baroque Ensemble

 

El altar mayor de la Catedral de Burgos acogerá el domingo 24 de octubre, a las 20:15 horas, el segundo concierto del ciclo «La música dormida», dirigido por Javier Ulises Illán, con el que Burgos Baroque Ensemble, la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 y el Cabildo Metropolitano rescatan las partituras más importantes del Archivo de la Seo castellana. ‘De Lamentatione. Lamentaciones y misereres de finales del siglo XVIII en la Catedral de Burgos’ supondrá el estreno en tiempos modernos de piezas vinculadas a la celebración de la Semana Santa en las que el estilo barroco ibérico empieza a verse muy influenciado por el clasicismo; en concreto, dos obras de Antonio Abadía, una de Francisco Javier García Fajer ‘el Españoleto’ y otra anónima. Las entradas están en el Centro de recepción de peregrinos. Los precios oscilan entre 10 y 5 euros.

 

Los investigadores de Burgos Baroque Ensemble no tienen constancia de que las dos composiciones del maestro de capilla Antonio Abadía, Miserere y Heth, Cogitavit Dominus, hayan vuelto a ser interpretadas. Definen su música como excelente y de gran originalidad, con texturas densas y  complejas, pero siempre expresivas y emocionantes, con un estilo propio y personal, cimentado en la tradición contrapuntística.

 

La segunda pieza del concierto será la anónima Lamentación primera del miércolesAleph, Quomodo sedet sola, y cerrará el recital Miserere a 8, obra inédita del compositor riojano Francisco Javier García Fajer, llamado ‘lo Spagnoletto’ (’el Españoleto’), que fue maestro de capilla en Zaragoza, si bien esta pieza se conserva en el archivo de la Seo burgalesa. Con los rasgos novedosos que la escuela napolitana empezaba a extender por toda Europa, este miserere es una sucesión de movimientos cortos y muy contrastantes, con melodía ingeniosas y una inteligente gestión de los recursos instrumentales.

 

Este concierto estaba programado para fechas próximas a la Semana Santa, pero las limitaciones derivadas de la pandemia han forzado su interpretación en un tiempo litúrgico diferente.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.