Cientos de cristianos dicen no a una «economía que mata»

Bajo el lema «ningún hogar sin luz ni calor» la Iglesia burgalesa ha salido esta tarde a la calle para solidarizarse con las víctimas de la crisis y denunciar la precariedad en la que viven muchas familias. Tras la marcha se realizado una colecta para ayudar, a través de Cáritas, a las personas que viven en la pobreza. Se ha querido dar así un sentido solidario al ayuno del miércoles de ceniza.