«Imitemos a santa Teresa para reformar la Iglesia»

La catedral ha sido el escenario escogido para clausurar esta tarde los actos que han tenido lugar en Burgos con motivo del quinto centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús. El arzobispo ha presidido una solemne eucaristía en la que ha pedido a los burgaleses imitar a la santa doctora de la Iglesia para acometer las reformas que necesita hoy la Iglesia.

 

<
>

 

«Pienso que santa Teresa nos diría hoy a cada uno de nosotros: “Sed imitadores míos como yo lo fui de Cristo, ahora que os toca vivir en una época de postconcilio y de ansias de renovación y reformas profundas en la Iglesia, semejante al que me tocó vivir a mí”». Con estas palabras, el arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, ha invitado a los burgaleses a llevar adelante «las grandes e inaplazables reformas que necesita la Iglesia» de hoy siguiendo las mismas huellas que marcó santa Teresa de Jesús. Lo ha dicho durante la homilía de la solemne eucaristía de clausura del quinto centenario del nacimiento de santa Teresa que ha tenido lugar esta misma tarde en la catedral.

 

Para el pastor de la diócesis, «son muchas las similitudes» entre la época en la que vivió la santa abulense y la nuestra, entre las que destaca la necesidad de cambios y reformas en la vida de la Iglesia después de dos grandes concilios, el de Trento y el Vaticano II. Ahora bien, el arzobispo ha indicado que no se trata de reformas aleatorias, sino que han de pasar, inevitablemente, por un cambio de vida en el creyente: «El camino de la verdadera reforma es el de la santidad; es el camino que han recorrido todos los grandes y verdaderos reformadores» de la Iglesia.

 

Así pues, «la vida y los escritos de Teresa nos marcan el itinerario que hemos de recorrer y los instrumentos que hemos de emplear si queremos alcanzar la meta que ella alcanzó». De ahí que haya pedido a la santa «que nos conceda a nosotros y a toda la Iglesia la gracia de entender que sin santidad de vida no habrá verdaderas reformas en la Iglesia y sin oración intensa tampoco habrá verdadera santidad».

Un año en torno a la santa

La eucaristía ha ido precedida de una procesión que, partiendo del monasterio de las Madres Carmelitas –el último fundado por la santa– ha recorrido el paseo Sierra de Atapuerca y el Espolón hasta llegar a la seo, no sin antes hacer una breve parada en la plaza Mayor. Con los actos de hoy se ha dado por finalizado un nutrido programa de actividades que ha marcado, sin duda, el calendario del último año en la diócesis y que comenzaba justo hace un año.

 

Para el padre Pedro Tomás Navajas, prior de la comunidad carmelita de Burgos y último responsable de la comisión en torno al quinto centenario de santa Teresa en Burgos, este año ha supuesto «un estímulo a seguir el ejemplo que nos dejó la santa». «Cada uno sabrá la huella que ha dejado en él la vida y el testimonio de Teresa, pero no cabe duda de que es una mujer que sigue siendo referente hoy en día».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión