El cardenal Cañizares a las religiosas de Iesu Communio: “Valencia se enriquece mucho con vosotras; estáis en vuestra casa”

200 religiosas se han desplazado hoy desde Burgos hasta la capital del Turia para participar en una eucaristía de acción de gracias y petición por la fundación del Instituto Religioso en la diócesis valenciana.

 

<
>

 

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha agradecido al instituto de vida consagrada Iesu Communio su llegada a la diócesis de Valencia, en la que establecerá su primer monasterio fuera de la diócesis de Burgos, donde fueron fundadas. En una misa de acción de gracias celebrada con ese motivo en la catedral de Valencia esta tarde, completamente abarrotada, el cardenal Cañizares ha recordado que “es la primera vez que salís de Burgos, pero seguís estando en vuestra casa: esta diócesis os quiere, os recibe con los brazos abiertos y se enriquece mucho con vosotras”.

 

En la eucaristía han participado las más de doscientas religiosas de vida contemplativa de Iesu Communio, con su fundadora a la cabeza, la madre Verónica Berzosa. Junto al cardenal Cañizares han concelebrado el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid; don Francisco  Gil Hellín, arzobispo emérito de Burgos; don Esteban Escudero, obispo auxiliar de Valencia; y otros cerca de cincuenta sacerdotes. Igualmente, han tomado parte más de dos mil fieles, que han llenado completamente la seo valentina.

 

En su homilía, el arzobispo de Valencia ha destacado la importancia de la vida contemplativa para la Iglesia y para el mundo, ya que a través de ella “se refleja la presencia de Dios”. Tanto es así que ha asegurado que “no hay evangelización sin contemplación”, que “la Iglesia o es contemplativa o no será” y que las religiosas que desarrollan este tipo de vida prestan “uno de los mayores servicios que se pueden prestar a la sociedad de hoy, mostrar a Dios”, ya que “un mundo sin Dios, como en esta sociedad secularizada, se convierte en asfixiante para el propio hombre”.

 

El cardenal Cañizares ha subrayado también la tarea evangelizadora de Iesu Communio entre los jóvenes y ha pedido precisamente a los jóvenes que se acerquen al monasterio que el instituto religioso abrirá en Godella “sin miedo y sin prejuicios”, así como al resto de conventos de vida contemplativa que hay en la diócesis de Valencia.
Mensaje de don Fidel

Al término de la eucaristía, se ha dado lectura de una carta que ha escrito el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez, que no ha podido acudir a la celebración por encontrarse en la ciudad presidiendo el Consejo diocesano de Pastoral. En la misiva, ha expresado a las religiosas su convencimiento de que “sois un muy especial don para la vida de la Iglesia” y ha pedido a Dios que “siga derramando abundantemente su amor y vida sobre todas y cada una de vosotras”, para que “continuéis siendo gozosa bendición para la gloria de Dios, precioso regalo para la Iglesia y, desde esta, don especialmente valioso para el bien de la sociedad”.

Agradecimiento y petición
Al finalizar la eucaristía, la madre Veronica Berzosa se ha dirigido a todos los participantes para agradecer a la diócesis de Valencia y a su arzobispo su acogida [leer el texto completo]. “Me consta y emociona que nuestro Cardenal don Antonio Cañizares pidió a nuestra Madre de los Desamparados la presencia de Iesu Communio en la diócesis de Valencia”, ha señalado la madre Veronica. Además, “se también de tantos que durante años os habéis arrodillado ante la Madre pidiendo por nosotras para que esta fundación se hiciera posible. Son vuestras manos juntas las que nos han traído hasta aquí “

 

Sobre el que será su futuro  monasterio en Godella, que han visitado las 200 religiosas de la congregación esta mañana, ha señalado que “nuestras  puertas estarán abiertas sobre todo a tantos jóvenes desorientados, en la primavera de su vida, por la falta de Cristo”.

 

“Estamos deseando peregrinar en esta tierra, pero tenemos aún trabajo por delante: reconstruir el interior del monasterio y también preparar los lugares de acogida para todos los que deseéis compartir con nosotras la oración, el testimonio de la vida y de fe”, ha añadido. Con todo, “deseamos estar lo más pronto posible entre vosotros y, aunque no disponemos de grandes recursos, confiamos a la providencia de Dios esta obra… Es fácil confiar cuando nunca nos ha faltado nada para el camino”.También ha agradecido la labor de las Salesas en lo que ha sido hasta ahora su monasterio en Godella. “Ojalá sepamos tomar el relevo del fuego que nuestras hermanas Salesas mantuvieron durante tanto tiempo en esta tierra”

 

Ha concluido entregando al cardenal un ramo de doce rosas rojas para que “lo haga llegar a la Virgen de los Desamparados rindiendo mi vida y la de mis hermanas a los pies de Jesucristo”.

 

Fotos: A. Sáiz / AVAN
Texto: AVAN (Archidiócesis de Valencia) · Delegación MCS Archidiócesis de Burgos

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión