Profesión solemne en las Agustinas Recoletas de Miranda de Ebro

La hermana Dámaris forma parte así de la comunidad religiosa de modo definitivo. La ceremonia estuvo presidida por el arzobispo y contó con la participación de numerosos sacerdotes y religiosos.
Instantánea de la celebración.

Instantánea de la celebración.

 

En la tarde de ayer domingo, la hermana Dámaris celebró su profesión solemne mediante la cual forma definitivamente parte de la comunidad de Agustinas Recoletas de Miranda de Ebro. La capilla del monasterio de Jesús María en el barrio de Orón acogió esta ceremonia presidida por el arzobispo de Burgos, don Fidel Herráez, con quien han concelebrado numerosos sacerdotes, la mayoría de ellos agustinos recoletos procedentes de La Rioja y Navarra.

 

Numerosos fieles y novicios acompañaron a esta comunidad contemplativa que vive en la ubicación actual desde el 29 de mayo de 1997. Hasta esta fecha vivían en el monasterio que había en la calle de la Estación y que ahora es la le sede de la delegación de la Junta de Castilla y León. Allí vivían desde 1940 tras ser incendiado en la contienda civil el monasterio en el que vivían desde 1682, en el antiguo hospital de la Magdalena. Este pequeño grupo de mujeres siguen haciendo presente el carisma de la contemplación desde la espiritualidad de san Agustín teniendo «un solo corazón y un alma sola».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión