Juegos tradicionales para fomentar la paz en Ecuador

El burgalés José Antonio Maeso está al frente de un proyecto que fomenta la paz en zonas conflictivas. Los buenos resultados han hecho que el ministerio de Educación de Ecuador asuma su propuesta.
<
>

 

Prevenir la violencia y promover la paz entre niños, adolescentes y jóvenes. Esos son los grandes objetivos que se quieren conquistar con «El Tesoro de Pazita», una apuesta pedagógica que asume el Ministerio de Educación de Ecuador y que ha sido aplicado ya en la zona fronteriza de Ecuador y Colombia con resultados altamente positivos.

 

El proyecto ha sido desarrollado por «Nación de Paz», una iniciativa puesta en marcha por el Vicariato Apostólico de Esmeraldas, con apoyo de Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF Ecuador y Diners.

 

Al frente del programa se encuentra José Antonio Maeso, misionero burgalés que lleva trabajando en la zona desde el año 2001. Su máxima preocupación es fomentar una cultura de la paz. Para ello, se ha servido a lo largo de estos años de las artes urbanas, el hip-hop o el fútbol callejero. Desde hace una década, ha descubierto la importancia del juego para fomentar una verdadera cultura del encuentro. Para ello, Pazita, un simpático títere, ayuda a los niños a analizar su situación y hacerles pensar cómo lograr la paz en sus propios ambientes, sirviéndose del juego y distintas dinámicas.

 

El «Tesoro de Pazita» es una herramienta de educación para la paz construida con niños, niñas y adolescentes de zonas vulnerables con altos índices de violencia. A través de la acción en territorio del programa Nación de Paz, el instrumento ha sido aplicado ya en zonas rurales de las provincias de Esmeraldas y Sucumbíos obteniendo buenos resultados.

 

La metodología de este proyecto cuenta con estrategias que apuntan a la prevención integral de la violencia y la promoción de la paz. A través de juegos tradicionales, pequeñas representaciones teatrales con títeres y otras dinámicas, el «Tesoro de Pazita» fortalece la autoestima de los niños, se difunden sus derechos, se promueve el respeto, la convivencia pacífica, el trabajo en equipo y el pensamiento crítico, se desarrollan también habilidades de negociación y resolución de conflictos mediante el diálogo.

 

La herramienta ha sido validada por el Ministerio de Educación de Ecuador y se incorporará en el currículo nacional escolar a través de la asignatura Desarrollo Humano Integral, en la que se enseñará habilidades para la vida dentro de la población escolar. Las habilidades para la vida son un conjunto destrezas y capacidades cognitivas, afectivas y sociales que ayudan a la prevención de la violencia, entre otros temas.

 

La metodología es una iniciativa innovadora que agrupa a todos los miembros de la comunidad educativa para participar en el aprendizaje y vivencia de una cultura de paz. Así, profesionales y docentes de las escuelas del país también se verán enriquecidos con la implantación de esta iniciativa.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión