Una obra que recoge el esfuerzo por proteger el patrimonio de todos

La Casa de la Iglesia ha acogido la presentación de la obra «Protección y acceso al patrimonio eclesiástico en la Comunidad de Castilla y León», a la que han acudido diversas autoridades.

 

Libro proteccion patrimonio

De izquierda a derecha: Mª Ángeles Herrera García, Jorge Zurita Bayona, Roberto Saiz Alonso, don Fidel Hérraez Vegas, Santiago Bello Paredes y Alfonso Martín Fernández.

 

Esta mañana ha tenido lugar en la Casa de la Iglesia  la presentación del libro «Protección y acceso al patrimonio eclesiástico en la Comunidad de Castilla y León», de la profesora de la Universidad de Burgos Mª Ángeles Herrera García y publicado por la editorial Edisofer.

 

En el acto han intervenido el arzobispo de la diócesis de Burgos, don Fidel Hérraez Vegas, el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Burgos, Santiago Bello Paredes, el comisario principal y jefe superior de Policía de Castilla y León, Jorge Zurita Bayona, el subdelegado del Gobierno de Burgos, Roberto Saiz Alonso, y el teniente coronel jefe de la Comandancia de Burgos, Alfonso Martín Fernández.

 

Los diversos convenios y acuerdos que protegen el patrimonio de la Comunidad han sido el tema destacado por parte de Bello Paredes, quien ha señalado que Castilla y León «está haciendo razonablemente bien las cosas a la hora de proteger nuestra cultura», y también ha valorado la obra desde el punto de vista jurídico, felicitando a la autora por saber dar respuesta mediante un rigurosos estudio «a un equilibrio plural de intereses que interrelacionan tanto intereses privados como públicos». Bello ha concluido agradeciendo «el enorme esfuerzo realizado para armonizar en un mismo libro y dar una consistencia jurídica a todo lo expuesto en esta obra».

 

Por su parte, Herrera García ha expuesto que su libro supone un estudio sobre «el patrimonio histórico, artístico y cultural de titularidad eclesiástica, su protección y la puesta a disposición del mismo para el acceso a él por parte de la sociedad en general. En nuestro país nos encontramos con que un porcentaje altísimo, del patrimonio artístico y cultural (el 80%) está en manos de distintas entidades de la Iglesia Católica, y la razón es muy sencilla: durante siglos este patrimonio fue creado por, desde y para el culto. Esa fue su finalidad esencial, y por eso las entidades de la Iglesia se han preocupado por protegerlo». Protección que además, ha de garantizar el Estado, que tiene este deber recogido en la Constitución. Herrera explicó el trabajo de conservación de este patrimonio por parte de las entidades que lo gestionan y de la repercusión positiva en la sociedad y los importantes recursos económicos que suponen estos bienes culturales, poniendo como ejemplo las exposiciones promovidas por la Fundación «Las Edades del Hombre».

 

Zurita Bayona y Martín Fernández abordaron la protección de este patrimonio y las herramientas que se utilizan para combatir el expolio y los daños materiales que puede sufrir, y recordaron casos como el de «Erik el Belga», un expoliador que actuó por toda Europa y cuya acción puso en evidencia la necesidad de proteger estos bienes culturales que, sobre todo, se encuentran en una situación más vulnerable en las zonas rurales.

 

Finalmente, Saiz Alonso agradeció el trabajo por defender y cuidar esta riqueza cultural, mientras don Fidel Herráez recordó que determinados convenios y acuerdos con la Iglesia, como el denominado «Convenio de las goteras», no son un privilegio que se le concede a esta para conservar los bienes inmuebles, sino «un servicio al bien común, ya que solo somos los administradores de este patrimonio, que es de todos».

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión