Los colegios diocesanos ponen en marcha un proyecto pionero de neuroeducación

Educa Innova es una apuesta por la calidad con la que se pretende aplicar a los métodos de enseñanza y aprendizaje los avances sobre el estudio del cerebro y sus mecanismos de funcionamiento.
<
>

 

Los cinco centros educativos diocesanos (La Visitación de Nuestra Señora-Saldaña, María Madre, San José Artesano y Santa María la Nueva, San Pablo Apóstol y San Pedro y San Felices) y el colegio del Círculo Católico han presentado hoy un novedoso proyecto para llevar a las aulas los últimos hallazgos de la neurociencia, es decir, del estudio del cerebro y sus funcionamiento. En los últimos años el estudio del cerebro ha dado pistas para llevar a cabo una serie importante de estrategias y técnicas didácticas que pueden contribuir a que el aprendizaje de los alumnos sea más participativo y exitoso, y ese es el objetivo de Educa Innova, que así se llama el proyecto en el que se van a ver involucrados alrededor de 400 docentes, casi 5.000 alumnos y sus familias. En el acto de presentación a los medios de comunicación han participado el arzobispo de Burgos, don Fidel Hérraez Vegas, el director pedagógico del Colegio Círculo Católico, Pablo de Andrés Zabaleta, y la directora del centro María Madre-Politecnos, Ana Boadas.

 

«Entender cómo funciona el cerebro nos va a ayudar a saber cómo funciona el aprendizaje en nuestros alumnos», ha explicado el director pedagógico del Colegio Círculo Católico, qué papel juegan en este proceso las emociones, «el adhesivo del aprendizaje», y los aspectos genéticos y medioambientales para poder actuar a partir de ellos. Las nuevas pedagogías basadas en los hallazgos de la neurociencia «enlazan con la enseñanza inclusiva, donde adquiere protagonismo cada alumno, que tiene un papel decisivo en el proceso de aprendizaje, lo que le va a llevar a estar más motivado». En definitiva, se trata de apostar por una enseñanza individualizada y de calidad, basada en los últimos avances científicos pero sin perder los signos de identidad de los centros diocesanos, y conseguir «que los chavales sean mucho más felices con sus aprendizajes y ello revierta en la sociedad».

 

Este nuevo enfoque supone «un reto importante para los docentes y supone un cambio fundamental, ya que no podemos ser solo transmisores sino investigadores», ha explicado este miembro del equipo Educa Innova, que lleva ya tres años trabajando en el proyecto que comienza a implementarse este mes de enero. Durante estas primeras fases de recogida de información, sensibilización y planificación inicial, se ha analizado abundante documentación educativa y se ha contactado, desde los equipos de titularidad de los centros, con las instituciones que se consideran son más adecuadas para acompañarles en la implantación y desarrollo del proyecto, tales como universidades (Universidad Pontificia de Salamanca, Universidad a Distancia de la Rioja) editoriales (Santillana, SM), el Centro de Formación del Profesorado e Innovación Educativa (CFIE) y otras instituciones vinculadas con la formación e investigación en el campo de la neuroeducación. Además, se han mantenido los primeros contactos con los claustros, las AMPAS y los Departamentos de Orientación, todos ellos piezas claves para la elaboración e implantación de propuestas, y se ha elaborado simultáneamente un cronograma de actuaciones para su implantación que comienza en enero de 2018 y finaliza en septiembre 2025, con una primera reflexión y evaluación en profundidad en junio de 2021.

 

Esta nueva fase arrancará mañana con la presentación del proyecto a las familias, en una mesa redonda titulada «Colaboración familia/centro educativo: ¿En qué podemos mejorar?» que tendrá lugar a las 19 horas en el Salón del Círculo Católico de la Calle Concepción nº 17, a las 19 horas. En ella participarán Javier Urra Portillo, psicólogo forense del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y ex defensor del menor del Comunidad de Madrid, Blanca Subiñas, jueza decana de Menores de Burgos, Juan Carlos Rodríguez Santillana, director provincial de Educación, René Jesús Payo, vicerrector de Cultura, Deporte y Relaciones Institucionales de la Universidad, una madre y un padre de familia (Mª José Abajo Izquierdo y Juan Diego Ortiz Izquierdo).

 

Entre los meses de febrero y abril se mantendrán encuentros informativos y formativos de los equipos directivos y claustros con personas de reconocido prestigio en los diferentes campos que abarca el proyecto y se crearán los grupos de investigación y trabajo formados por profesores universitarios externos y docentes de los claustros de los centros diocesanos que analicen las últimas propuestas formuladas por la Iglesia a nivel educativo, las recientes investigaciones sobre neuroeducación o el II Plan de Atención a la Diversidad de Castilla y León.

 

Un largo recorrido en educación

 

El arzobispo, don Fidel Herráez, ha destacado la dilatada trayectoria de la Iglesia de Burgos en el ámbito de la educación, y concretamente «en los barrios más sencillos, donde nadie estaba». Así, ha citado el caso del colegio Saldaña, fundado en el siglo XVII, la primera escuela de Formación Profesional en 1950 y los centros que surgieron a partir de la década de los 50 con la creación del polígono de desarrollo. «Pensar que la Iglesia ha estado en el ámbito educativo por poseer una parcela de poder es no haber entendido nada. La Iglesia está en el ámbito educativo para servir a la sociedad, para que los niños lleguen a ser personas lo más integras posibles y colaboradores de un mundo mejor». El arzobispo ha insisto en que este proyecto es una apuesta por la calidad, una ayuda para que los alumnos vayan desplegando sus capacidad y un apoyo a la sociedad y a la familia.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión