El Arzobispado cede casas en núcleos rurales para destinarlas a alquiler social

El arzobispo y el consejero de Fomento han suscrito esta mañana un convenio por el que la Junta rehabilitará algunos inmuebles en desuso para destinarlos a alquiler a familias en dificultad.

alquiler social

 

El arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, han suscrito esta mañana un convenio de colaboración para rehabilitar y acondicionar casas propiedad de la Diócesis ubicadas en núcleos rurales y actualmente deshabitadas, con el fin de destinarlas a alquiler social a familias con dificultades económicas o en riesgo de exclusión. Una comisión mixta determinará qué cuatro inmuebles se destinarán a este fin, pero el arzobispo ha avanzado que será en la zona de Busto de Bureba y Cerezo de Río Tirón. La Junta de Castilla y León invertirá 200.000 euros en la recuperación de dichas viviendas, a razón de 50.000 euros por cada una de ellas, según ha anunciado el titular de Fomento. La Consejería ya ha firmado convenios similares con los obispados de León, Astorga, Ciudad Rodrigo, Palencia y Segovia.

 

Don Fidel Herráez ha expresado su alegría por «poder colaborar con la Junta de Castilla y León y salir al paso de una preocupación tan importante para la población como es el tema de la vivienda», por poder ofrecer las casas rurales que en la actualidad están vacías para contribuir a paliar otro problema, el de la despoblación del medio rural, y por contribuir a incrementar el parque de viviendas de alquiler social destinadas a las familias más necesitadas».

 

Apuesta por el mundo rural

 

El pastor de la diócesis, que ha explicado que muchas casas parroquiales situadas en pueblos pequeños van quedando vacías porque los sacerdotes que los atienden residen en los núcleos más grandes, ha puesto de relieve que «el trabajo que la Iglesia está realizando en el mundo rural es innegable, no solo por los servicios religiosos que presta, sino de conservación del patrimonio, de animación del territorio, de dinamización de la vida comunitaria».

 

Para ilustrar esta apuesta de la Iglesia por el mundo rural, el arzobispo ha anunciado que el próximo domingo se inaugurará la Casa Parroquial de Ibeas de Juarros (desde donde se atiende a diez poblaciones). Dispondrá de amplios salones y «prestará servicio a todos», ha subrayado, ya que estará destinada a todo tipo de actividades del pueblo y de la comarca. La diócesis ha invertido hasta ahora 540.000 euros en habilitar dicho centro.

 

A lo largo de 2017 y 2018 se ha intervenido en 15 casas parroquiales situadas en el medio rural, con una inversión de más de 358.902 euros. En concreto se ha actuado en Arija, Belorado, Sargentes de Lora, Sasamón, Villahoz, Villarcayo, Villatoro, Hontanas, Peñaranda de Duero, Salas de los Infantes, Hurones, Villamayor de los Montes, Cardeñadijo y en la ya mencionada de Ibeas. La presencia de los sacerdotes a tiempo pleno en el medio rural se sitúa en más de 70 casas parroquiales repartidas por toda la diócesis.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión