Concluye el proceso diocesano de la causa de beatificación de Marta Obregón

La documentación recopilada por la diócesis será enviada ahora hasta el Vaticano, donde una comisión instruirá el caso que podría finalizar en la beatificación de la joven, asesinada en 1992.
El día 22 se cumplirán 27 años del asesinato de la joven.

El día 22 se cumplirán 27 años del asesinato de la joven.

 

La Facultad de Teología acogerá el martes 22 de enero la clausura del proceso diocesano de la causa de beatificación de Marta Obregón, la joven asesinada en 1992 por el conocido como «violador del ascensor». Concluye así la instrucción de un proceso llevado a cabo en la diócesis desde el año 2011 durante el cual se ha recopilado numerosa documentación civil y canónica sobre la joven y que viajará ahora hasta Roma, donde se abrirá un nuevo proceso canónico para su estudio encabezado por la doctora Silvia Correale, quien también instruyó la causa de los beatos burgaleses Valentín Palencia y compañeros mártires.

 

El acto del día 22, que comenzará a las 19:30 horas en la capilla del centro teológico, consistirá en una celebración de la Palabra en la que participarán el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, el postulador diocesano de la causa de beatificación, Saturnino López Santidrián, así como el juez delegado para la causa, Pablo González Cámara, el promotor de Justicia del Arzobispado, Jesús Manuel Val Ballesteros, y un notario, Rafael Casado García.

 

Todos ellos firmarán y sellarán con lacre los documentos que viajarán hasta el Vaticano, acompañados con varias cartas que darán fe del buen desarrollo de la fase diocesana del proceso y que detallarán los motivos por los que la Iglesia en Burgos solicita la beatificación de la joven. [Saber más sobre su vida y proceso de beatificación]

 

Marta Obregón, al igual que les ocurre a muchos jóvenes de su edad (tenía 22 años cuando fue asesinada), pasó por un periodo de luces y sombras en su vida, y decidió dar el paso definitivo a la madurez espiritual siguiendo los valores del evangelio. Siempre contó con el apoyo de su familia, que le ayudó a dar este paso, y se había ofrecido a la Comunidad Neocatecumenal para marchar como misionera itinerante. Se manifiesta así en su persona una serie de virtudes que animan a los cristianos a seguir su ejemplo, motivo por el cual se promueve su causa de beatificación.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión