Desmontando mitos sobre la fecundación in vitro

Más de cien personas asistieron a la conferencia de la experta en bioética Mónica López Barahona sobre esta técnica de reproducción asistida.

In vitro

 

La fecundación in vitro, su eficacia y consecuencias, fueron objeto de reflexión y debate en una conferencia organizada por la delegación diocesana de Familia y Vida, y que corrió a cargo de una de las principales expertas en la materia a nivel internacional, la doctora Mónica López Barahona, miembro del Comité Director de Bioética del Consejo de Europa, directora de la Cátedra de Bioética Jérôume Lejeune de Madrid, directora general académica del Centro de Estudios Biosanitarios y, desde 1999, miembro de la Pontificia Academia para la Vida.

 

En su intervención, que tuvo lugar el pasado día 16 en el salón de actos de la Fundación Cajacírculo, y que contó con la asistencia de más de un centenar de personas, la experta en bioética desmontó el mito de la eficacia de este tipo de técnicas de reproducción asistida y su carácter supuestamente terapéutico, ya que no solucionan la infertilidad sino que la suplen, y además, a un coste enorme de vidas humanas, ya que llegan a “producirse” unos 18 embriones para que nazca uno. Además, apuntó, existe una tendencia a que la fecundación in vitro se convierta en una forma de eugenesia y por tanto de rechazo de personas con alguna enfermedad o deficiencia o que simplemente no tienen las características que se buscan, algo que ilustró con el ejemplo de los llamados «bebés medicamento».

 

Otra de las grandes consecuencias de las que alertó fue la realidad de los vientres de alquiler, también llamada maternidad subrogada, una forma terrible de explotación de mujeres puesto que mayoritariamente son mujeres pobres las que se ven abocadas a esta forma inhumana de desligar la maternidad de la procreación, lo que en sí ya es también una tragedia.

 

El diálogo con el público fue intenso y entre otros temas se abordó la falacia del preembrión, categoría artificialmente creada por intereses espurios para manipular el debate ético y justificar la utilización de vidas humanas.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión