Los religiosos, «un beneficio inmenso para la Iglesia y cada uno de nosotros»

En el día de la vida consagrada, miembros de distintas congregaciones, institutos seculares y sociedades de vida apostólica de la diócesis han participado en una solemne eucaristía en la catedral.
<
>

 

Como cada 2 de febrero, la capilla de Santa Tecla de la catedral ha reunido a religiosos y miembros de institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica de la ciudad y la provincia para celebrar la jornada mundial de la vida consagrada. Ha sido con una solemne eucaristía presidida por el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, y en el transcurso de la cual los religiosos han renovado los compromisos que pronunciaron el día de su profesión religiosa, imitando a Cristo en pobreza, castidad y obediencia.

 

El pastor de la diócesis ha elogiado el servicio que realizan en favor de la Iglesia y la sociedad burgalesa en general a través de los distintos carismas que viven las diferentes congregaciones religiosas. En este sentido, ha dicho que ellos han «concretado la común vocación bautismal» en una vida de «especial consagración» que los convierte en un signo profético en medio del mundo. Además, les ha alentado a no tirar la toalla y a seguir trabajando a pesar de la falta de vocaciones y la elevada edad de las mismas. «Como Simeón y Ana –los protagonistas del evangelio proclamado– quizás también vosotros penséis que sois mayores, pero Dios sigue contando con vosotros». «Sois un beneficio inmenso para toda la Iglesia y para todos nosotros; ojalá vuestra vida sea para gloria de Dios y bien de la sociedad».

 

Riqueza para la diócesis

 

Por su parte, el presidente de CONFER en Burgos, Ezequiel García, ha ratificado la intención de la vida consagrada por colaborar en la marcha pastoral de la diócesis. En efecto, los consagrados y consagradas suponen un pulmón importante para la vida de la Iglesia diocesana.

 

En la provincia existen 72 comunidades femeninas, 26 de las cuales son de vida contemplativa y monástica. Las 46 restantes son de vida activa, con presencia de 33 congregaciones diferentes. En cuanto a los religiosos, la de Burgos es la diócesis española con más monasterios masculinos –cuatro–, a los que habría que añadir 22 casas de religiosos pertenecientes a 16 congregaciones diversas. Entre todos suman 1.250 religiosos y religiosas que viven su entrega a Cristo en el silencio del claustro o en la acción evangelizadora en escuelas, hospitales, residencias de ancianos y otros muchos campos de la acción socio caritativa y pastoral.

 

Respecto a la vida consagrada en el ámbito diocesano, hay que contar también con cuatro institutos seculares, 13 comunidades de sociedades de vida apostólica, dos asociaciones de fieles y un grupo del orden de las vírgenes

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión