Manos Unidas lanza en Miranda su campaña número 60

La presentación tuvo lugar en el marco de una Eucaristía y contó con el testimonio de la misionera laica Charo Corcuera, que relató su experiencia en Haití y República Dominicana.
<
>

 

El pasado fin de semana se lanzó en Miranda de Ebro la campaña de Manos Unidas número 60, con el lema «¡Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas!». La presentación tuvo lugar en una Eucaristía celebrada en la parroquia de San Nicolás de Bari, que contó con el testimonio de Charo Corcuera, misionera laica mirandesa (OCASHA – Cristianos con el Sur). Aseguró tener el corazón dividido entre Haití y la República Dominicana, los países en los que le ha tocado servir. Pero invitó a todos los presentes a colaborar, cada uno desde la misión que tenga que desempeñar diariamente.

 

Fue en su familia donde oyó hablar por primera vez de las misiones. Y en su parroquia, El Buen Pastor, donde empezó a encauzarla. Algo que empezó por ser una ocupación temporal (como catequista y animadora de jóvenes) pasó a convertirse en su vida. Le ha tocado atender, especialmente, pequeñas comunidades rurales en las cuales ha tenido que hacer de todo y servir en múltiples ocupaciones: Cáritas, enfermos, catequesis, celebraciones litúrgicas, colegios, etc.

 

De toda su labor, Charo se queda con lo que ha descubierto: la importancia de estar con otros y de acompañar a otros. Al haberle tocado estar en países tan pobres, ha aprendido que se puede vivir con muy poco y que todo se comparte. En concreto, hablando de su último destino (Haití) intentó sensibilizar a quienes la escucharon de la falta de todo lo necesario que allí se padece. No en vano, se siguen sufriendo las consecuencias del terremoto de 2010. Por las calles uno se encuentra de todo: injusticia, desigualdad, pobreza, explotación infantil, desnutrición, analfabetismo y también conformismo: es lo que Dios quiere. «Queda mucho por hacer y necesitamos colaboración, porque la misión es dura. Desde que volví, no soy la misma: parte de mi corazón está allí. Necesitamos que el Señor nos levante y fortalezca», concluyó.

 

Dentro de los actos programados por Manos Unidas en esta campaña, cabe destacar la tradicional cena solidaria que se celebrará en el Albergue Fernán González el viernes 22 de febrero y el «bocata solidario», que tendrá lugar en los institutos de la ciudad, Montes Obarenes y Fray Pedro de Urbina, el viernes 1 de marzo.

Comentarios

Se el primero en publicar un comentario.

Danos tu opinión