«Jesús es el compañero que sale al paso de nuestras búsquedas, de nuestras decepciones y retiradas»

El arciprestazgo emite un mensaje con las impresiones que han quedado de este encuentro que ha contado con diversos actos.

semana arciprestal de gamonal

 

La XX Semana Arciprestal de Gamonal ha concluido con un gran éxito de participación. Respondiendo a la llamada de la Asamblea diocesana, que en esta primera fase invita a «Renovar el encuentro con Jesús», en torno a 500 personas asistieron a este evento en la parroquia de San Pablo, donde fueron acogidas de manera cálida y fraternal, y tuvieron la oportunidad de profundizar, en un clima de silencio y oración, en tres de los muchos encuentros transformadores de Jesús en el evangelio.

 

En un mensaje que recoge las impresiones de los diferentes actos que tuvieron lugar, se detalla que los presentes pudieron redescubrir «las historias de la mujer enferma de flujos de sangre, de los discípulos de Emaús y de Zaqueo, como historias propias. En ellos hemos visto reflejadas nuestras muchas heridas y vacíos». «Jesús -prosigue el mensaje- hoy quiere seguir acercándose a nuestras realidades, quiere seguir tocando nuestras vidas, tal y como son, para sanarlas. Jesús es el compañero que sale al paso de nuestras búsquedas, de nuestras decepciones y retiradas. Él se nos da a conocer en nuestras vidas cuando las confrontamos con el Evangelio en un equipo de vida o cuando las ponemos junto a la suya en cada Eucaristía. Jesús siempre viene a buscarnos, especialmente cuando experimentamos el desprecio de los demás o el propio. Quiere visitar nuestra casa, para poner orden en nuestros muchos desórdenes. Y si, de veras nos dejamos encontrar por Jesús, Él nos cambia y transforma, nos impulsa a la misión de contagiar a otros con su presencia vivificadora y nos reconcilia con los olvidados a través de la práctica de la justicia y solidaridad. ¿Vivimos con la certeza de que con solo tocar a Jesús seremos sanos? ¿Estamos dispuestos a salir de nuestros inmovilismos? ¿Estás dispuesto al tú a tú con Jesús? ¿Es Jesús nuestro tesoro?».

 

Los presentes han sido testigos de que todo esto «es real a través de tres testimonios: en el primero de ellos la enfermedad se convertía en espacio para desarrollar mayor confianza en Jesús, en el segundo la llamada a participar de un equipo de vida se convierte en ocasión de rehacer la vida de un modo nuevo desde las bienaventuranzas y en el tercero, el salir de uno mismo al encuentro de los necesitados ensanchaba el corazón desde la caridad. Damos gracias al Espíritu que vive y nos llama como discípulos misioneros a poner en el centro a Jesús, cambiar de vida y lanzarnos a la construcción de un mundo más humano y fraterno desde los últimos. Seguimos “Caminando alegres con Jesús”».

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.