Tributo a María Teresa España por su servicio a la educación, la sociedad y la Iglesia

Antiguos profesores y alumnos de la Escuela Diocesana de Formación Profesional María Madre quisieron rendir homenaje a quien fuera durante 33 años consecutivos el alma mater de este proyecto.
maria teresa españa

María Teresa, en el centro, durante una excursión.

 

El pasado 10 de febrero se hizo un homenaje a María Teresa España, persona de significado especial en Burgos por su forma de ser y de vivir y por sus aportaciones en el ámbito educativo, en el social y en el religioso. La celebración comenzó con una eucaristía concelebrada en la capilla de Santa Tecla; en ella, se contó con la colaboración del coro de la parroquia del Hermano San Rafael; continuó con un acto académico en la Sala Polisón del Teatro Principal y terminó con un vino español, servido por El Gusto, en el Salón Rojo de dicho Teatro.

 

El marco de actuación de María Teresa ha sido la Escuela Diocesana de Formación Profesional María Madre, fundada en 1965 por el entonces arzobispo de Burgos, don Segundo García de Sierra y Méndez. Esta institución se creó para atender a las necesidades de formación de las mujeres, a raíz de la creación del Polo de Promoción Industrial de Burgos. Don Segundo encomendó la dirección de la Escuela a la Asociación Santa María Madre de la Iglesia, constituida por un grupo de mujeres consagradas con una clara voluntad de servicio a la diócesis. María Teresa formaba parte de esta asociación.

 

Será en 1972, cuando María Teresa se haga cargo de la dirección de la Escuela. A ella dedica plenamente su vida durante 33 años consecutivos, siempre apoyada en la Providencia de Dios y con una confianza plena en la protección de la Virgen María Madre. Su buen hacer contribuye de forma incontestable al impulso y desarrollo floreciente de la Escuela, que nace como un granito de arena y, en sus manos, se convierte en una importante obra, de gran resonancia en ámbitos diversos.

 

En el desempeño de su trabajo, María Teresa España mostró siempre una actitud de respeto y confianza plenos hacia sus colaboradores, así como hacia las familias y alumnos del Centro. Quizá por ello logró ilusionar e implicar a todos en el Proyecto Educativo de María Madre. Este homenaje ha sido promovido por un grupo de ex profesores, ex alumnos y amigos de María Teresa, unidos por el sentimiento de pertenencia a María Madre, que ella generó, e impulsados por el cariño y agradecimiento a su persona. Que Dios Padre la acoja en su seno.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.