Mascarillas y grupos «burbuja» para salvar Rioseco

Ayer concluyeron los trabajos de la X «Semana del Voluntariado», que se han desarrollado este año cumpliendo con distintas medidas de seguridad ante la crisis sanitaria.
<
>

 

La crisis sanitaria no ha impedido que, la pasada semana, decenas de voluntarios volvieran a reunirse en torno al monasterio de Santa María de Rioseco para recuperar, un verano más, este emblemático lugar en medio del valle de Manzanedo. La pandemia ha hecho que los organizadores de la «semana del voluntariado», que ha alcanzado ya su décima edición, hayan adaptado los trabajos a los distintos protocolos sanitarios marcados por la Junta de Castilla y León en materia de actividades juveniles, de trabajos arqueológicos, de actos culturales e, incluso, litúrgicos.

 

Juan Miguel Gutiérrez, párroco del Valle y alma mater de este proyecto, subraya que las medidas sanitarias han supuesto adaptar los trabajos, pero que, aún así, el balance es «altamente positivo», pues han permitido cumplir con los objetivos marcados para esta edición. Así, han concluido las tareas de desescombro de la torre del abad y distintas salas del viejo cenobio y también se han abierto nuevos caminos de acceso al lugar. Junto a ello, se han realizado tres catas arqueológicas en la cocina, el primitivo refectorio de los monjes y en la zona de entrada al monasterio, donde hace unos veranos encontraron una fuente. Este verano, se han sumado a los trabajos cuatro restauradores que, voluntariamente, han rehabilitado varias claves de bóveda.

 

Las medidas de seguridad han reducido a 80 los voluntarios que han trabajado este año en el monasterio (otros veranos superaban el centenar), que han trabajado en «grupos estancos» de un máximo de 14 personas. Estos «grupos burbuja» no podían interferir con el trabajo de otros grupos, ni siquiera se reunían para comer juntos, como en otras ocasiones. Además, cada equipo tenía sus propias herramientas de trabajo.

 

Las limitaciones de aforo y las distancias de seguridad también impidieron que ayer domingo, varias personas se vieran imposibilitadas a acceder al monasterio para celebrar la eucaristía (en la que podían participar únicamente 150 personas) y al posterior concierto a cargo de Mariano Mangas y Hosman-13.

 

Fundación

 

Para garantizar la filosofía que subyace detrás del colectivo «Salvemos Rioseco» y aglutinar a todas las entidades implicadas en el proyecto, el pasado 21 de julio se constituyó la fundación «Monasterio Santa María de Rioseco». Esta nueva entidad jurídica permitirá, en palabras de Juan Miguel Gutiérrez, «mantener los valores que este monasterio puede aportar al mundo rural en el que vivimos», entre los que destaca «el cuidado de la cultura, del patrimonio, de nuestra historia y lo que hace que el trabajo de todos sirva para cuidar nuestros pueblos».

 

Las actividades en Rioseco continuarán durante el mes de agosto con varios eventos de carácter cultural. El 15 de agosto hay programada una gala lírica a las 19:00 horas, así como un concierto a cargo de Javier Bergia y Begoña Olavide (22 de agosto a las 18:00 horas) y otro de Fetén Fetén (el 27 de agosto a las 19:00 horas).

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.