Don Mario Iceta: «Voy con alegría e ilusión a entregarme a la Iglesia de Burgos»

El arzobispo electo de Burgos y administrador apostólico de Bilbao ha presidido esta mañana una eucaristía de acción de gracias por sus años de ministerio episcopal en la diócesis vasca.
mario iceta

Foto: diócesis de Bilbao.

 

«Me voy de Bilbao con el corazón en paz, dejando tantos amigos; y voy con alegría e ilusión a entregarme totalmente a la Iglesia de Burgos». Son las palabras que el arzobispo electo, don Mario Iceta Gavicagogeascoa, ha pronunciado en la catedral de Santiago de Bilbao en una eucaristía de acción de gracias con la que se ha despedido de forma oficial de la diócesis que ha pastoreado los últimos doce años. «Voy a servir a aquellos castellanos nobles y recios, a hacerme uno con ellos, a ser signo de la presencia de Dios en medio del mundo», ha insistido.

 

Acompañado por el obispo auxiliar de Bilbao, Joseba Segura, y una representación de sacerdotes y fieles en cumplimiento de los aforos establecidos, don Mario ha asegurado que acude a Burgos fiado de la voluntad del Señor, que lo ha «llenado de bendiciones» a lo largo de su vida y «lo ha sostenido siempre con su presencia». «¿Cómo no seguirte, Señor? Con libertad digo: «Señor, yo te sigo, aquí estoy, Dios mío lo quiero; seguirte para proclamar tu palabra ante la gran asamblea». «Ayúdame a hacerlo con más cercanía, con más empeño», ha suplicado.

 

El administrador apostólico de la diócesis de Bilbao ha asegurado que la tarea de un obispo es la de «cuidar de buena gana, con paciencia y confianza» de las ovejas que el Señor le encomienda. «Ese ha querido ser mi modo de apacentar a esta porción del Pueblo de Dios», ha indicado a los bilbaínos. «Quizás os he podido defraudar porque nos comen las reuniones, los planes los objetivos… El Señor no me ha enviado a hacer planes, sino a cuidar a mis ovejas, que es lo más hermoso, lo que hace crecer el corazón», ha revelado.

 

Con todo, ha asegurado que ha dedicado a Bilbao «el periodo central» de su vida, su «momento más potente». Allí ha aprendido a «ensanchar su corazón» y crecido «en esperanza, amor, paciencia y misericordia» «ayudado por vosotros». Asimismo, ha revelado querer seguir al Señor en su nueva misión, desprendiéndose «de ropajes e ideas».

 

Don Mario Iceta fue nombrado arzobispo de Burgos el pasado 6 de octubre. Tomará posesión de la diócesis de Burgos el próximo sábado en una celebración en la Catedral de la que se conocerán todos los detalles durante esta semana, en función de la evolución de la pandemia en la capital burgalesa.

Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.